El museo y los jardines de Rodin

viernes, 22 de junio de 2012


El MUSEO RODIN es uno de los más populares en Francia (recibe 500.000 visitantes por año) y sin embargo no se siente allí esa pesadez inevitable que se puede experimentar cuando esperas, los que esperan, (in)pacientemente en las largas colas que se hacen para entrar a los otros museos conocidos de París.

MUSEO RODIN. París - Francia
MUSEO RODIN. París - Francia
Todo lo contrario. La atmósfera que allí reina es de mucha tranquilidad y todo parece ir sin apuros. Al menos es lo que yo sentí. Y si a eso se le añade el hecho de que este museo tiene una ubicación inmejorable entonces la experiencia es una “must”: se encuentra en el mismo centro de París, frente al Hotel des Invalides (del que hemos hablado en la primera entrada sobre París) y cerca del más hermoso puente de la ciudad: el Puente Alejandro. Lugares sobre los que escribí en esta entrada.

 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia

Para ser sincero no entré en el palacete en el que se encuentra la exposición principal, la cual está repartida entre los dos pisos que están unidos por una escalera con balaustrada de hierro forjado. El precio del ticket para entrar a ese edificio no es muy caro (6 euros) pero era mi último día en París y mi agónico presupuesto de desempleado no me permitía más excesos. Pero he aquí que apareció la posibilidad de no quedarme con las ganas y por 1 euro pude entrar a caminar en los hermosos jardines que rodean el edificio y que son en sí mismas un museo al aire libre pues se reparten en sus 3 hectáreas varios de los trabajos de Rodin.

Este es un espacio donde se combinan a la perfección escultura, jardinería y arquitectura. Y todo, como ya dije, por un euro. Así que aproveché esa opción y allí fui a llenarme los ojos de arte, sentarme a comer el bocadillo y a tomar el sol (era un día precioso) como un felino sin pedigrí.
 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
Entre las esculturas más famosas que en estos jardines se puede ver están la dramática “Las Puertas del Infierno”, esculpidas en bronce; o el célebre “El Pensador”. A mí particularmente me encantó el conjunto “Los Burgueses de Calais” que rememora el terrible asedio a Calais por Eduardo III en el año 1347: 6 burgueses ofrecieron sus vidas para salvar al resto de la población. La vista de estas esculturas elevaba su encanto a la perfección cuando se veía emergiendo sobre ellas la dorada y centellante cúpula de Les Invalides y la punta de la Torre Eiffel.

 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
Pero, ¿acaso perteneció este palacio al escultor Rodin? Cuando visité el sitio no tenía ninguna información por lo que no estaba seguro si este había sido su casa. De haber estado seguro de ello seguro que me hubiese puesto a estudiar escultura inmediatamente… vaya fortuna que se puede hacer. Pero no, esta no fue su casa aunque aquí vivió. En realidad este lugar fue un hotel en el que el artista vivió desde 1908 hasta su muerte en 1917. Cuando el estado francés compró la mansión, Rodin hizo un buen trueque con los funcionarios: me das un piso y un estudio y yo le dejo a la gran Francia mi obra. Ventajas de ser un genio. 

 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia
 MUSEO RODIN. París - Francia

No dejes de visitar el lugar. Es una excelente alternativa a los muchos populares y saturados museos parisinos. Y si no te place entrar al edificio principal al menos date la oportunidad de caminar por sus bellos jardines; la experiencia vale la pena.

Pablo

DATOS UTILES

El Museo Rodin abre de martes a domingo, desde las  10:00 hasta las 17:45 horas, El jardín cierra una hora mas tarde, a las 18:00. Cierran  el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. El precio, como ya dije, es 6 € y si solo quieres visitar los jardines pues solo tienes que pagar 1 €.










2 comentarios:

Elena dijo...

Yo fui al museo hace muchos años, casi ya ni me acordaba… entré en el edificio pero, la verdad, es que lo mejor son los jardines. Son, sin duda, el mejor lugar para exponer sus esculturas.
No se me va olvidar nunca la emoción de ver El pensador :)

Pablo Solórzano dijo...

Hola Elena. Pues yo no pude entrar al edificio pero me parece que es un sitio también muy bonito. Los jardines son una delicia y ver allí a todas esas esculturas realzaban la belleza del lugar. Ya veo que yo no fui el único impresionado por el Pensador!!! Un beso y gracias por tu comentario

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...