La poesía del viaje: Nicolás Bouvier (2)

viernes, 20 de diciembre de 2013



En la geografía como en la vida, el vagabundo imprudente puede llegar a una zona de silencio, a uno de esos periodos de calma vacía en que las velas colgantes condenan a una tripulación entera a la demencia o al escorbuto. Es raro que alguien se tome la molestia de prevenirlo.


No se viaja para adornarse de exotismo y de anécdotas como un árbol de Navidad, sino para que el camino nos desplume, nos enjuague, nos exprima, nos ponga como toallas raídas por los detergentes que ofrecen con un pedazo de jabón en los burdeles. Se aleja uno de las coartadas, de las maldiciones natales, y en cada fardo mugriento llevado a cuestas en salas de espera repletas, en los pequeños andenes de estación, abrumadores de calor y de miseria, lo que uno ve pasar es su propio ataúd. Sin este desapego y esa transparencia, ¿cómo esperar que los demás vean lo que uno ha visto? Volverse reflejo, eco, corriente de aire, mudo invitado al pequeño rincón de la mesa antes de decir cualquier cosa.


Mi cabeza se resiste a abrirse y me duele. Con frecuencia lloro sin saber por qué. Los empleados de correos me pierden con arrogancia esas cartas de Europa que necesito tanto como la sangre. Así que me quedé en la última, en donde ustedes me dicen que esta estadía no me sirve de nada, que la isla me está quemando los nervios y que no es posible encargarse de lo que les envío, pues el lector occidental no está preparado. Estoy de acuerdo, pero viajo para aprender y nadie me había enseñado lo que estoy descubriendo aquí. 


No se viaja sin conocer esos momentos en los que todo aquello de lo que uno estaba seguro se escabulle y nos traiciona como en una pesadilla. Detrás de ese desenlace aterrador, más allá de ese punto cero de la existencia y del final del camino, debe de haber todavía algo más. 

Nicolás Bouvier, El pez escorpión, Editorial Altair



Meteora: los hombres hambrientos de Dios

lunes, 9 de diciembre de 2013



Para Pilar, con amor. 

Dicen que al principio, es decir, en el año 985, las torres de caliza de METEORA fueron usados como retiros espirituales. Debe haber sido Barnabas el ermitaño que entonces conoció este sitio y se dio cuenta que allí latía algo parecido a la divinidad. Decidió retirarse del mundanal ruido y empaparse de esa divinidad desde el húmedo y silente refugio de una cueva ubicado en este lugar. Desde entonces empezaron a llegar más hombres hambrientos de un dios a quien solo podían considerar posible en un sitio como este. No debió haber sido difícil estar de acuerdo con ellos: el sitio es un pedacito de paraíso clavado en el mundo.

METEORA - GRECIA.
Pero de toda la belleza de este paisaje no nos dimos cuenta sino hasta el día siguiente a nuestra llegada a KALAMBAKA, pequeño poblado ubicado a los pies de las montañas de METEORA. Y es que habíamos llegado ya bien entrada la noche, cansados de haber cruzado media Grecia desde el Peloponeso (donde habíamos visitado DELFOS, ver entrada anterior) hasta Grecia Central, a través del golfo de Corinto. Kalambaka nos recibió con una lluvia fina pero persistente. Detrás de las sombras que circundaban esa parte del mundo se podía advertir el gran tamaño de las montañas como monstruos silenciosos que nos mirasen atentos desde el cómodo refugio de la oscuridad.

Hay poco que hacer en Kalambaka, de histórico no tiene casi nada pues fue destruida por los nazis durante la guerra, así que no queda más que dejarse llevar por el placer. Comimos unos deliciosos souvlakis de tamaño monumental y luego fuimos por algunos bares probando la reciedumbre liquida del ouzo y otros líquidos espirituosos. Los antiguos eremitas nos habrían reprochado tal laxitud. El reproche pudo haber causado efecto: desperté en medio de la madrugada con un dolor de cabeza descomunal. De esos que te hacen jurar que nunca más beberás y que si se te cura rápido el dolor te volverás un ermitaño dedicado a la contemplación y la adoración. En fin, al día siguiente, una ducha reparadora, un desayuno generoso y el aire fresco ayudaron a la recuperación. 
 
Por fin, ya estábamos en el coche. Era hora de empezar la subida hacia las increíbles torres de la gran Meteora. Pasamos por un pueblo pequeño llamado KASTRAKI donde se pueden dormir en  campings bien acondicionados y desde donde se puede caminar hasta los monasterios. Hasta que llegamos. 

METEORA - GRECIA.
Posiblemente no me vaya a olvidar jamás de la primera vista: el monasterio de VARLAAM emergió como un navío estancado en medio de un mar de niebla o como una nave suspendida en el aire (de hecho Meteora viene de meteoros lo cual significa “suspendido en el viento”). Sus tejados rojos, sus ventanales y balcones, la falta de ornamentación llamativa que parece indicar que no hay intención de alterar, ni de aumentar, ni retocar nada en un lugar que no necesita artificio porque ya es por sí mismo bello.  Superpuesto allí arriba, sobre esas alturas demenciales, parece un desafío a la racionalidad haber construido tan bella arquitectura sobre la cima de una montaña y a unos pasos de un abismo que cubierto por la niebla parecía inacabable.


METEORA - GRECIA.
No entramos en él porque aunque solo quedan 6 de los 23 monasterios que un tiempo aquí hubo habríamos necesitado más de un día para visitarlos todos con calma. Así que tuvimos que ser, dolorosamente, selectivos. Nos fuimos al monasterio que se ubica al frente de Varlaam, y que seguramente es el más famoso e importante de todos por ser centro administrativo de estos recintos religiosos: MEGALO METEORO o GRAN METEORO.

METEORA - GRECIA.
METEORA - GRECIA.
METEORA - GRECIA.
Es el monasterio más elevado y quizás el más impresionante. Desde sus 613 metros de altura la vista de la verde llanura tesalia, sobre la que se retuerce mansamente el  río Peneo, te deja boquiabierto. Sin lugar a dudas la visita a este sitio es una experiencia magnífica. Puedes conocer desde lugares tan mundanos como el refectorio y los almacenes hasta rincones más espirituales como una especie de osario donde los cráneos de los monjes es expuesto ordenadamente como si fueran libros bien dispuestos en polvorientas estanterías o la iglesia central (KATHOLIKÓN) cubierta de murales y trabajos del tan hermoso y tan injustamente olvidado arte bizantino. Un detalle importante es que aunque las mujeres pueden entrar lo deben hacer con unas faldas que se ofrecen (gratis) en la entrada del monasterio. Esto puede parecer chocante pero no lo es tanto si se compara con la costumbre de los monasterios del monte ATHOS donde no pueden entrar no solo mujeres sino todo aquello que sea femenino. 

METEORA - GRECIA.
METEORA - GRECIA.

Oráculo de Delfos: el lenguaje de los dioses

miércoles, 9 de octubre de 2013



Los peregrinos que venían a este lugar hace cientos de años tenían motivaciones distintas a las que tienen los de ahora. Hoy no venimos con ansias de que un dios nos responda preguntas, no, pero imagino que al igual que los que sí lo hacían hace mucho tiempo no podemos dejar de tener en el corazón esa fascinación que se siente cuando uno se encuentra en un sitio maravilloso. Y sí, eso a veces es Grecia: un sobresalto tras otro… demasiados prodigios juntos, demasiados. Pero de todos quizás sea este el que tiene una especie de espíritu penetrante, fuerte. 
DELFOS - GRECIA.
El paisaje que rodea a este lugar que era el “centro del mundo” para los antiguos griegos tiene mucho que ver en esa emoción que se despierta en el viajero. Situado a las faldas del famoso PARNASO, con las aguas del golfo de Corinto brillando no muy lejos, y los bosques de cipreses y olivos que parecen no dejar espacio en donde no hayan impuesto su verdor, todo confabula para que DELFOS tenga mística. Arriba el cielo era claridad pura y dejaba pasar la delicada luz solar de octubre, ese mismo cielo en donde según la leyenda se encontraron las águilas que ZEUS liberó desde lugares opuestos del mundo; tal prodigio indicó el lugar donde había que construir el oráculo de APOLO. Hombres, representantes de ciudades o reinos, todos aquellos que necesitaban consultar el futuro llegaban hasta aquí, dejaban un exvoto y obtenían una respuesta, normalmente enigmática.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
Dicha consulta se hacía en la parte más alejada del templo, lugar que se supone fue absolutamente destruido por furiosos cristianos en el 393 de nuestra era. El sitio exacto fue aparentemente una especie de pozo de donde salía el “aliento divino” y sobre el cual se ubicaba un trípode en la que reposaba el personaje más importante: la pitonisa.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
Es interesante saber que recientes estudios (citados por Piere Léveque en su magnífico “Tras los pasos de los dioses griegos”) desmienten la idea de que ese ser que era la intermediaria entre los dioses y los hombres respondiera a las preguntas de los peregrinos de forma histérica. Parece que todo fue un ardid de los cristianos que querían dejar en claro que los helenos eran una religión burda y salvaje. No, no hubo gritos, ni humo mefistofélico, ni emanaciones que hiciesen delirar a la pitonisa (según estudios geomorfológicos del terreno). De hecho el historiador PLUTARCO, quien fuesacerdote de este santuario en el II después de Cristo, escribió que el sitio tenía “aromas comparables con los más suaves y preciosos perfumes”.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.

¡Extra, extra!: ya salió la revista VIAJEROS

jueves, 26 de septiembre de 2013



Estimados (improbables) lectores, debo pedir disculpas pues he tenido el blog bastante abandonado y no he podido responder las últimas consultas que a modo de comentarios han tenido la amabilidad de dejar. El trabajo y los estudios juntos han alterado todos mis horarios y mientras que me voy acomodando a todo ello apenas me queda tiempo para pocas cosas.



No he viajado últimamente aunque sí he salido a divertirme un poquito (no solo de escribir vive el ser humano, ya se sabe), y aunque el cuerpo pida viajar tomar la mochila y largarme debo esperar un poco más, mal que me pese. Aunque en estos días he viajando con recuerdos (una feliz manera de hacerlo, por lo demás) y he escrito (al menos con fragmentos que se pegan de alguna misteriosa manera en mi mente) dos entradas que me faltan para completar el ciclo “GRECIA” (uno sobre el oráculo de DELFOS y el otro sobre METEORA, lugares que he tenido la fortuna de conocer hace algún tiempo).



      La bueno es que en medio de todo este barullo de apuros y obligaciones recibí la buena noticia de que ha salido a la venta el, por ahora, último número de la excelente revista peruana VIAJEROS. Ya en más de una entrada he dejado bien clara mi admiración (y casi fanatismo) por esta gran publicación que es una especie de rara avis en la prensa peruana donde ya no se publican revistas que tengan como eje los viajes. Recuerdo que hasta no hace mucho se publicaban algunas de notoria calidad como BIENVENIDA o RUMBOS, al menos la última sigue viva en el mundo virtual con una excelente página que siempre consulto. Afortunadamente la terquedad y pasión de GUILLERMO REAÑO, director de VIAJEROS, permite que todavía la revista siga publicándose y continúe aportando un interesante punto de vista en cuanto a la conservación, el desarrollo responsable, el “viajerismo”, y otros temas estimulantes.



Este nuevo número es especial para mí porque Guillermo ha aceptado generosamente publicar un artículo mío en el que cuento sobre mis andanzas por las bellas costas cantabras. Eso es casi como un sueño para mí pues no puedo dejar de recordar mis tiempos de estudiante de turismo cuando me compraba la revista y me la leía entera y soñaba con poder publicar alguna vez algún artículo en ella (aunque soy uno de los bloggers en la versión virtual) y ahora, saber que he podido escribir allí es completamente satisfactorio: es como si Messi me haya llamado para jugar en su equipo. Disculpen el entusiasmo.



       No he podido tener aún la revista en mis manos pero ya me han prometido enviármela aquí a Santander, donde vivo, así que estoy esperando ansioso y esperanzado. Espero que ustedes se animen a comprar esta excelente publicación (excelente no por que escriba yo allí, obviamente, sino por quien la dirige y por los colaboradores que son gente que sabe de lo que escribe y, sobre todo, sabe cómo contarlo) porque en verdad vale la pena y además no tienes que hacer un gran esfuerzo solo llamar al 941114564 y ellos te lo llevan a casa o a la oficina. El precio es 15 soles, baratito nomás. ¡Anímense viajeros!
 
Costa cántabra. España.
 Les envío un gran saludo y abrazos a todos ustedes, y mi público agradecimiento a Guillermo y a sus colaboradores. Prometo volver en unos días con alguna nueva entrada. ¡Ufff! Tengo tanto por escribir; todavía me queda narrar mis andanzas por las orillas del TITICACA, mis caminatas por MOQUEGUA y el arequipeño valle del COLCA, las aventuras que tuve en la HUACACHINA, y el placer vivido en algunas ciudades bávaras y rincones poco conocidos de MUNICH (Alemania); en fin, de solo pensarlo pienso en tirar la toalla y dejar este blog.



      Saludos y gracias por todo viajeros.



Pablo.

Heraion de Peracora : La casa de la diosa

sábado, 14 de septiembre de 2013



Ya he dicho que en mi opinión los griegos sí que supieron la manera de agradar a sus dioses: levantando para ellos bellos templos en inmejorables sitios. El de POSEIDON en el cabo Sunio (ver entrada aquí) es una muestra de ello. Confirmamos la idea cuando visitamos el HERAION de PERACORA,  hermoso santuario de la diosa HERA situado al este del golfo de Corinto.
 

Hasta allí llegamos luego de pasar la noche en LOUTRAKI y de haber visitado la increíble MICENAS (ver entrada anterior) y tal y como me lo había dicho mi hermana el sitio quita la respiración. Era octubre y apenas si había turistas en los sitios a los que fuimos lo que no esperaba era que este nuevo lugar que sumamos a nuestro itinerario fuera solo para nosotros así que no podía estar más que agradecido a HERA, a su esposo ZEUS, o la providencia que fuera. 

HERAION de PERACORA. GRECIA.

Los restos de este sitio están ubicado al fondo de un pequeño barranco, exactamente en una preciosa cala bañada por el azulado y diáfano mar griego. No abunda la vegetación, la que hay es rala, pequeña, la típica que se ve en zonas áridas. Las ruinas que han quedado del templo no son numerosas ni están completas lamentablemente y es que el sitio ha tenido una azarosa historia que incluye saqueos y superposición de edificios pero lo que queda (basas de columnas y cimientos) ayuda al viajero a imaginarse con facilidad lo que debió haber habido en este maravilloso recinto religioso donde alguna vez se depositaron muchas ofrendas y regalos.

HERAION de PERACORA. GRECIA.
HERAION de PERACORA. GRECIA.
HERAION de PERACORA. GRECIA.
HERAION de PERACORA. GRECIA.
HERAION de PERACHORA. GRECIA.
HERAION de PERACORA. GRECIA.
Yo soy de los que cree en el “genius loci”, el genio del lugar, de los sitios con cierta mística. Pienso (o mejor dicho siento) que hay espacios que fueron escogidos por antiguas civilizaciones no por puro azar sino porque había, hay, en ellos cierta fuerza que invita al que lo contempla o visita a pensar o presentir su propia trascendencia. Pues bien, este sitio es un lugar ideal para presentir algo de ello. Es increíble como en el pasado guardábamos estos lugares para levantar espacios sagrados dedicados a divinidades y su culto y ahora los separamos para levantarles sus mansiones a los magnates. Bueno, los dioses cambian. El de hoy es puramente metálico, ya se sabe. 
 

Aunque, valgan verdades, hay lugares sagrados de la antigüedad que todavía son usados para ensalzar cierta mística. Por ello no es de sorprender que se haya levantado una pequeña iglesia ortodoxa sobre el acantilado que da hacia estas ruinas. En la puerta del diminuto templo estaba sentado el guardián de HERAION, ¡qué trabajo, cuidar este lugar mirando todos los días este paisaje de ensueño!

HERAION de PERACORA. GRECIA.

Entre las murallas de Micenas: la ciudad de los reyes malditos

sábado, 7 de septiembre de 2013



La leyenda dice que ATREO y TIESTES, celosos, mataron a su hermano pues éste gozaba de la preferencia de PELOPE, el padre. Este es el germen del trágico destino de los PELOPIDAS, una familia que debe haber tenido la más cruenta y salvaje de las historias en la mitología griega. Los asesinos huyeron a MICENAS donde ATREO es elegido rey y para asegurar su poder decide matar a los hijos de su hermano. Sirve sus cuerpos en un banquete. TIESTES viola a su hija, la sobreviviente PELOPIA, de tal aberrante acto nace EGISTO quien se venga y mata a ATREO. El poder queda en manos de TIESTES. Pero cuando la rueda de la venganza empieza a andar nada lo detiene: AGAMENON, hijo de ATREO, recupera el trono para su parentela.

        El troyano PARIS rapta a HELENA, cuñada del gran AGAMENON, y éste jura, cómo no, vengarse. Reúne una flota y se dirige hacia TROYA pero en el camino tiene problemas. Para apaciguar a los dioses el airado héroe sacrifica a su hija IFIGENIA. Vencedor, Agamenón vuelve a MICENAS trayéndose consigo un cuantioso botín (en el que resalta la pitonisa CASANDRA) pero ya en su casa su esposa CLITEMNESTRA le espera para asesinarlo: EGISTO, que se había convertido en el amante de la mujer, se encarga del trabajo sucio. La pérfida criminal castra el cadáver de su marido para así evitar ser atormentada por el alma del asesinado. La revancha llega después en manos de ORESTES y ELECTRA, hijos de Agamenón: asesinan a los amantes.

MICENAS-GRECIA.
Sangre, venganza, desmesura, violencia, esa es la historia de los seres que la imaginación de los griegos ubicaron aquí, a los pies de las montañas AGIOS ILIAS y ZARA, donde hoy se encuentran las sombrías ruinas de la alguna vez poderosa MICENAS; “la bien construida Micenas, rica en oro”, como la definió el gran HOMERO.  

Por mucho tiempo se creyó que todo esto no eran más que mitos, pura enfebrecida imaginación de un pueblo guerrero, una gesta genial del poeta ciego. Hasta que en 1870 el alemán HEINRICH SCHLIEMANN (ese “pequeño mendigo que descubrió un tesoro” como bien lo define C.W. Ceram en su alucinante DIOSES, TUMBAS Y SABIOS) descubre TROYA y MICENAS y pone el mundo patas arriba. Entonces… ¿todas esas historias descomedidas eran verdaderas, tenían asidero en la realidad? Parece que sí, que el mito era el pálido y sangriento reflejo de un pasado realmente histórico, nada ficticio.
 
Cuando uno se aproxima a MICENAS lo primero que llama la atención son las altas y ciclópeas murallas que la protegen: tienen 13 metros de alto y 7 de grosor, y están conformados por enormes bloques de piedra que podían tener hasta 20 toneladas. Todo aquello hizo que los griegos pensaran que el sitio había sido construido por los CICLOPES. La brutalidad y reciedumbre de estas altas paredes se condicen con la esencia de las escabrosas y salvajes historias que se supone pasaron aquí: piezas de un mundo sangriento en el que se mutilaba, se devoraba hijos, se imponía la ley de la venganza. Tal y como lo dice la raptada CASANDRA (en la obra Agamenón de ESQUILO) al llegar a las puertas de la gran ciudadela: 

“… una casa que odian los dioses, testigo de innúmeros crímenes en los que se asesinan parientes, se cortan cabezas,… una casa que es matadero de hombres y… un solar empapado de sangre”.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
Pero ni las murallas más altas ni más poderosas pudieron evitar el final de la gran ciudad: en el 1,100 AC el palacio que hay al interior fue destruido. ¿Esta devastación fue obra de invasores o de una revolución que estalló dentro de la ciudadela? Es otro misterio sin resolver. Y los misterios, lo desconocido, nos permiten salpimentar la vida, por eso estamos aquí, para caer en el hechizo de lo enigmático.
Reconstrucción de Micenas
La visita a la ciudadela no puede empezar mejor: el visitante debe entrar a través de la PUERTA DE LOS LEONES, una recia e imponente estructura del XIII a.C. que es coronada por dos felinos (se supone que era la insignia de la casa real de ATREO) enfrentados con las patas puestas sobre una especie de altar.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
Una vez dentro lo primero que se ve, a la derecha, es el CIRCULO FUNERARIO A, donde SCHLIEMANN encontró, entre 1874 y 1876, los famosos y magníficos tesoros de MICENAS incluyendo una bien preservada máscara mortuoria (hoy expuesta en Atenas). El descubridor estaba seguro que el artefacto había pertenecido a Agamenón aunque luego se descubrió que en realidad perteneció a un rey que había muerto 300 años antes del héroe homérico. El hecho es que se encontró tanto oro como nunca antes se había hallado en sitio alguno. El numantino y aventurero alemán tuvo que mandar a encender hogueras alrededor de este lugar para mantener a raya a los ladrones que querían lanzarse a por los tesoros. 

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
El camino principal continúa y por él llegamos hasta la parte alta de la acrópolis donde se encuentra lo que queda del PALACIO DE AGAMENON localizado en un amplio patio. Las habitaciones de la parte norte fueron habitadas por la familia real y en uno de ellos se cree que fue asesinado AGAMENON. Desde allí la vista es espectacular: el paisaje es rocoso y los cerros de crestas peladas parecen encerrar a Micenas en un universo aparte, confinado a la lejanía, separado del mundo, como si fuera una inmensa y lúgubre casa abandonada que se encuentra uno de sorpresa en medio de un descampado. Todo se suaviza con el verdor de los muchos árboles de olivo que han sido plantados con un orden casi militar en los alrededores.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.

Nauplio: joya secreta del Peloponeso

lunes, 2 de septiembre de 2013



Esta ciudad es una gema secreta de Grecia. Al menos lo era para mí. Y es que cuando hablamos del país helénico solo se nos vienen a la mente columnas dóricas, templos paganos en ruinas, un poco de mar y playas pero casi nunca algo como la elegante NAUPLIO, lugar sobre el que ahora escribo. 


Su perfecta ubicación, que lo ponía a medio camino del istmo de Corinto y de la capital histórica de Atenas, hizo de este pequeño pueblo el tesoro codiciado por varios ejércitos. Venecianos y otomanos la asediaron constantemente, debe ser por ello por lo que abundan en los alrededores las fortalezas y castillos, muchos para un lugar tan pequeño. Y fue por esa misma ubicación que la eligieron para ser la primera capital de la Grecia libre (1829 – 1834). 
 
NAUPLIO. GRECIA.

Al sur de la ciudad se encuentran todavía las fortalezas de ACRONAUPLIA y PALAMEDES; la primera es una construcción en la que se pueden ver 4 castillos venecianos y la otra es una inmensa ciudadela (también veneciana) que se encuentra en la cima de un enorme cerro, a cuya sombra se expande NAUPLIO, y que le debe su nombre al héroe homérico PALAMEDES. Dicen que es una joya de la arquitectura militar y que fue hecha para soportar el hostigamiento feroz de cualquiera artillería de su tiempo (1714) pero eso no impidió que los turcos la tomaran en 1715. Desde abajo la vista que se tiene de las recias murallas es imponente. 


El contraste con la reciedumbre de las construcciones mencionadas lo hace la fineza de los edificios que abundan en el poblado que se encajona 216 metros abajo, entre las aguas del golfo de Argos y el promontorio coronado de bastiones. Adoquinados de mármol, casas venecianas, calles estrechas, preciosas mansiones tenientes de unas balconadas hechas con esmero, y muchos encantos más le dan al pueblo un sosegado ambiente a ciudad medieval del mediterráneo. 

NAUPLIO. GRECIA
NAUPLIO. GRECIA.
NAUPLIO. GRECIA.

NAUPLIO. GRECIA.
NAUPLIO. GRECIA.

Un lugar llamativo en medio de todo esto es la plaza SYNTAGMATOS que es el centro de NAUPLIO desde épocas venecianas y que dicen todavía mantiene la imagen que le dieron los otomanos quienes aquí construyeron un par de mezquitas. A propósito, una de ellas ha sido transformada en cine lo que la debe ser la única en su género en todo el mundo.

NAUPLIO. GRECIA.
NAUPLIO. GRECIA.

NAUPLIO. GRECIA.
Como buen lugar turístico que hoy es no le falta a este sitio un par de buenos museos (de arqueología y otro de arte popular) y, claro, boutiques, cafés, excelentes hoteles y todo aquello que se necesita para ser uno de los lugares favoritos por los atenienses para huir del caos capitalino por lo que imagino que de la aparente tranquilidad de la que yo disfruté en octubre no debe quedar nada en agosto, mes de canícula y masivo relax.

NAUPLIO. GRECIA.
NAUPLIO. GRECIA.

Nuestra idea era recorrer el PELOPONESO en un día y ver lo que se pudiera de tan histórico lugar en tal ridícula cantidad de tiempo. Ya habíamos visto el fascinante teatro de EPIDAURO (ver entrada anterior) y ahora estábamos en NAUPLIO. Luego tendríamos que continuar hacia MICENAS. Poseer tan poco tiempo hizo que elimináramos la posibilidad de visitar todos los bastiones que se encontraban cerca de NAUPLIO así que había que escoger uno y el ganador fue… BOURTZI. ¿Por qué? Pues por que ir allí significaba tomar un pequeño barquito que nos pasearía por el golfo antes de llevarnos a la isla en la que se encuentra la diminuta fortaleza. Ello enriquecía la experiencia. 

EL CASTILLO DE BOURTZI 


Desde el puerto de NAUPLIO parten las barquitas que por 4 euros (ida y vuelta) te dan un paseíto sobre las aguas del mar Argos hasta la isla fortificada de BOURTZI. La silueta del castillo se va definiendo más y más conforme nos acercamos y lo que parece en un principio una cosa pequeña se va definiendo como un edificio de tamaño considerable, sin llegar a ser inmenso.
 
CASTILLO DE BOURTZI - NAUPLIO. GRECIA.
CASTILLO DE BOURTZI - NAUPLIO. GRECIA.
Construido por los ricos venecianos que querían poner su exquisita ciudad a buen recaudo y repeler los ataques piratas, la isla (o mejor dicho el castillo) ha tenido una azarosa y contradictoria historia pues de haber sido bastión protector de la bahía pasó a ser residencia del verdugo de los presos del castillo de PALAMEDES, luego lo convirtieron en hotel, y ahora es el recinto en el que se celebran ciertos eventos culturales. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...