Entre las murallas de Micenas: la ciudad de los reyes malditos

sábado, 7 de septiembre de 2013



La leyenda dice que ATREO y TIESTES, celosos, mataron a su hermano pues éste gozaba de la preferencia de PELOPE, el padre. Este es el germen del trágico destino de los PELOPIDAS, una familia que debe haber tenido la más cruenta y salvaje de las historias en la mitología griega. Los asesinos huyeron a MICENAS donde ATREO es elegido rey y para asegurar su poder decide matar a los hijos de su hermano. Sirve sus cuerpos en un banquete. TIESTES viola a su hija, la sobreviviente PELOPIA, de tal aberrante acto nace EGISTO quien se venga y mata a ATREO. El poder queda en manos de TIESTES. Pero cuando la rueda de la venganza empieza a andar nada lo detiene: AGAMENON, hijo de ATREO, recupera el trono para su parentela.

        El troyano PARIS rapta a HELENA, cuñada del gran AGAMENON, y éste jura, cómo no, vengarse. Reúne una flota y se dirige hacia TROYA pero en el camino tiene problemas. Para apaciguar a los dioses el airado héroe sacrifica a su hija IFIGENIA. Vencedor, Agamenón vuelve a MICENAS trayéndose consigo un cuantioso botín (en el que resalta la pitonisa CASANDRA) pero ya en su casa su esposa CLITEMNESTRA le espera para asesinarlo: EGISTO, que se había convertido en el amante de la mujer, se encarga del trabajo sucio. La pérfida criminal castra el cadáver de su marido para así evitar ser atormentada por el alma del asesinado. La revancha llega después en manos de ORESTES y ELECTRA, hijos de Agamenón: asesinan a los amantes.

MICENAS-GRECIA.
Sangre, venganza, desmesura, violencia, esa es la historia de los seres que la imaginación de los griegos ubicaron aquí, a los pies de las montañas AGIOS ILIAS y ZARA, donde hoy se encuentran las sombrías ruinas de la alguna vez poderosa MICENAS; “la bien construida Micenas, rica en oro”, como la definió el gran HOMERO.  

Por mucho tiempo se creyó que todo esto no eran más que mitos, pura enfebrecida imaginación de un pueblo guerrero, una gesta genial del poeta ciego. Hasta que en 1870 el alemán HEINRICH SCHLIEMANN (ese “pequeño mendigo que descubrió un tesoro” como bien lo define C.W. Ceram en su alucinante DIOSES, TUMBAS Y SABIOS) descubre TROYA y MICENAS y pone el mundo patas arriba. Entonces… ¿todas esas historias descomedidas eran verdaderas, tenían asidero en la realidad? Parece que sí, que el mito era el pálido y sangriento reflejo de un pasado realmente histórico, nada ficticio.
 
Cuando uno se aproxima a MICENAS lo primero que llama la atención son las altas y ciclópeas murallas que la protegen: tienen 13 metros de alto y 7 de grosor, y están conformados por enormes bloques de piedra que podían tener hasta 20 toneladas. Todo aquello hizo que los griegos pensaran que el sitio había sido construido por los CICLOPES. La brutalidad y reciedumbre de estas altas paredes se condicen con la esencia de las escabrosas y salvajes historias que se supone pasaron aquí: piezas de un mundo sangriento en el que se mutilaba, se devoraba hijos, se imponía la ley de la venganza. Tal y como lo dice la raptada CASANDRA (en la obra Agamenón de ESQUILO) al llegar a las puertas de la gran ciudadela: 

“… una casa que odian los dioses, testigo de innúmeros crímenes en los que se asesinan parientes, se cortan cabezas,… una casa que es matadero de hombres y… un solar empapado de sangre”.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
Pero ni las murallas más altas ni más poderosas pudieron evitar el final de la gran ciudad: en el 1,100 AC el palacio que hay al interior fue destruido. ¿Esta devastación fue obra de invasores o de una revolución que estalló dentro de la ciudadela? Es otro misterio sin resolver. Y los misterios, lo desconocido, nos permiten salpimentar la vida, por eso estamos aquí, para caer en el hechizo de lo enigmático.
Reconstrucción de Micenas
La visita a la ciudadela no puede empezar mejor: el visitante debe entrar a través de la PUERTA DE LOS LEONES, una recia e imponente estructura del XIII a.C. que es coronada por dos felinos (se supone que era la insignia de la casa real de ATREO) enfrentados con las patas puestas sobre una especie de altar.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
Una vez dentro lo primero que se ve, a la derecha, es el CIRCULO FUNERARIO A, donde SCHLIEMANN encontró, entre 1874 y 1876, los famosos y magníficos tesoros de MICENAS incluyendo una bien preservada máscara mortuoria (hoy expuesta en Atenas). El descubridor estaba seguro que el artefacto había pertenecido a Agamenón aunque luego se descubrió que en realidad perteneció a un rey que había muerto 300 años antes del héroe homérico. El hecho es que se encontró tanto oro como nunca antes se había hallado en sitio alguno. El numantino y aventurero alemán tuvo que mandar a encender hogueras alrededor de este lugar para mantener a raya a los ladrones que querían lanzarse a por los tesoros. 

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
El camino principal continúa y por él llegamos hasta la parte alta de la acrópolis donde se encuentra lo que queda del PALACIO DE AGAMENON localizado en un amplio patio. Las habitaciones de la parte norte fueron habitadas por la familia real y en uno de ellos se cree que fue asesinado AGAMENON. Desde allí la vista es espectacular: el paisaje es rocoso y los cerros de crestas peladas parecen encerrar a Micenas en un universo aparte, confinado a la lejanía, separado del mundo, como si fuera una inmensa y lúgubre casa abandonada que se encuentra uno de sorpresa en medio de un descampado. Todo se suaviza con el verdor de los muchos árboles de olivo que han sido plantados con un orden casi militar en los alrededores.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.


Bajando hacia la parte norte de la ciudadela vimos una especie de poterna (hoy bloqueada) a través del cual se supone que huyó ORESTES luego de asesinar a su madre. Frente a este sitio hay una oscura escalera (alguna vez secreta) de 101 escalones excavados en la roca y que lleva hasta lo que era cisterna subterránea que se conectaba a un manantial exterior.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
Los micénicos tenían por costumbre enterrar a sus reyes en pozos como los que vimos apenas entramos en la ciudadela. Hasta que en el siglo XV a.C. adoptaron una nueva manera de enterramiento: construyeron grandes estructuras (parecidos a panales de abeja) a los que se define como THOLOS. Justamente hacia el bien conservado tholos de Micenas es que continuamos.

A esa maravilla le llaman el TESORO DE ATREO  y se llega allí a través del extenso dromos o pasadizo al aire libre que mide 40 metros. La entrada al sombrío vientre de ese inmenso monstruo de piedra se hace cruzando debajo de un largo dintel que pesa 120 toneladas. ¿Cómo hicieron para levantar semejante peso? Como casi todo en MICENAS la estructura tiende a la grandeza, a lo hercúleo. Es una cámara mortuoria de forma circular que se construyó poniendo 33 hileras de piedra (que se sostienen sin ligamento) hasta que quedaba una abertura en la parte más alta, la cual se podía cerrar con una sola piedra.

MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
MICENAS-GRECIA.
En el interior se pueden ver (justo al medio, como eje central de toda la estructura) la tumba donde se dice que estuvo enterrado AGAMENON aunque los restos de este mítico rey, que como hemos dicho dirigió sus barcos hasta TROYA, no pueden haber sido dejados aquí ya que este sepulcro data de 100 años antes de la guerra troyana.  

MICENAS-GRECIA.
Cuando el gran viajero PAUSANIAS llegó hasta aquí en el siglo II d. C. no encontró  más que restos dispersos, ruinas y piedras: esa mundo inquietante que fue la gran MICENAS, ciudad en la que por más de medio milenio reyes delirantes gobernaron en un ambiente de violencia, rapiña, temeridad y grandeza, era ya historia, había desaparecido.

        En resumen, es una excelente idea conocer este fascinante sitio pues nos da otra perspectiva de Grecia: viajamos hasta un mundo anterior, un universo salvaje y cruento, oscuro y tremebundo donde están las sombrías raíces de esa civilización amante de la belleza, la libertad y el pensamiento, y del que todo nuestro mundo proviene. 

MICENAS-GRECIA.
Aquí acabó nuestro recorrido de un día por parte del increíble PELOPONESO. Ya habíamos visitado el TEATRO DE EPIDAURO, uno de los castillos de la elegante NAUPLIO y ahora cerrábamos con broche de oro en la monumental MICENAS. Nos fuimos al pueblo costero de LOUTRAKI a dormir que al día siguiente el viaje continuaba. Gracias por vuestro tiempo, viajeros. 

Pablo.

DATOS UTILES


  • Desde Nauplio parte 3 buses diarios hasta MICENAS. El viaje dura una hora y el precio del ticket es 2.15 euros.
  • La entada a MICENAS cuesta 8 euros.
  •  “Hotel Cristina Maris” de Lutraki. 80 euros cuarto doble con desayuno. Excelente ubicación. http://www.hotel-cristina-maris.gr/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...