Aldabas del centro de Lima

viernes, 25 de marzo de 2011


Lima más que una ciudad es un universo. Un rincón del extremo occidente que no se caracteriza precisamente por su homogeneidad. Allí prima la mezcla, la fusión, la reinvención. Pero la combinación de fuerzas extremas y distintas que la hacen una cosa peculiar no es algo reciente. Desde la llegada de los españoles  al valle del Rimac, donde otrora gobernara el cacique Taulichusco,  y la fundación de la ciudad como capital del virreinato del Perú, Lima ha sido una especie de tapiz infinito en el que se varias razas y costumbres fueron acoplándose como retazos de un todo. Los españoles que se encontraron con los nativos, los negros que vinieron como esclavos, los chinos que los reemplazaron y más tarde los japoneses. Y allí no acaba la cosa, los europeos pusieron su cuota al venir a sembrar sus sueños de inmigrantes y a cosechar fortuna en un país recién nacido.  Y desde allí hasta el siglo pasado en que medio Perú se vino a Lima y la mezcla siguió su curso: andinos, selváticos, sureños, norteños, y un largo etcétera.

Sin embargo entre todos estos grupos e influencias muchos olvidan contar a la presencia de la cultura árabe en el espíritu de la ciudad.  Pues sí, los hijos de Alá también pusieron lo suyo para darle sentido y forma a esta babel interminable: basta con ver los balcones limeños o los techos artesonados de los conventos e iglesias. Pero esta vez quisiera traer tu atención a un detalle insignificante y que pasa desapercibido por muchos pero que es otra evidencia de la ascendencia mora en el carácter de la Lima de antaño.

Hablo de las aldabas. Aquellos pequeños adornos utilitarios que cuelgan en las puertas de los edificios más emblemáticos de la ciudad y nos hablan de un tiempo en que más que un adorno eran un símbolo de poder. Se considera a los árabes sus creadores y los que se encargaron de llevarlo a la España conquistada y desde allí estos ornamentos dieron el salto hasta las casonas de Lima. También fueron utilizados en la Edad Media, cosa que se puede comprobar al ver las puertas de castillos y de muchas de las catedrales españolas y francesas de aquella época. Las casas de los notables españoles tenían en sus puertas aldabas de las más variadas y hermosas formas, de hecho el dicho hispano  “tener buenas aldabas” hacía alusión a ser parte de una familia privilegiada. 

Si al visitar Lima te das un largo paseo por el centro histórico de la ciudad y estás atento o atenta cada vez que pases por la portada principal de una vieja casona colonial seguro que te encontrarás con un bonito ejemplar. Míralos, aprécialos y si quieres tómales una foto; será un precioso recuerdo de una ciudad que te puede sorprender, para bien o para mal, hasta en sus más pequeños detalles.

Pablo


La mano de Fátima, símbolo islámico que representa la mano de la hija de Mahoma.





Casona Larriva
Catedral de Lima


7 comentarios:

canela988 dijo...

Hola, ¡me ha encantado el blog! bueno los temas que tocas en especial las aldabas son mi debilidad desde hace tiempo tomo imágenes de ellas por los distintos lugares de España que visito. Tengo una duda que no sé si sabrás el significado.¿Porqué en la mano de Fátima unas veces el anillo esta en el dedo corazón y otras en el anular? Y en otras no hay anillo.
Gracias por compartir esta entrada.
Recibe un cordial saludo desde Barcelona

canela988 dijo...

Perdón se me olvidaba con tu permiso me hago seguidora del blog ya que me encanta conocer lugares próximos y lejanos dependiendo del presupuesto jajá.
Mi más sincera felicitación por residir en esta preciosa comarca la cual he visitado varios años y siempre me ha enamorado su paisaje algo que define a esta zona según mi personal forma de entender su naturaleza” es que solo tienes que abrir la ventana y ver una postal, sin necesidad de buscarla.
Recibe un cordial saludo desde Barcelona.

Pablo Solórzano dijo...

Estimada Canela (no sé si es tu verdadero nombre), te agradezco muchísmo de verdad tu visita a este blog y la atención prestada a estas fotos que has encontrado bonitas. Sinceramente no puedo resolver la duda sobre el cambio de lugar del anilo en la mano de fátima. No soy un especialista en ello. Solo pasó que caminaba por Lima y vi una aldaba y dije "qué bonito detalle en el que casi nadie repara" y allí me puse a tomar fotos. Me da gusto que le interese a alguien. Ah, mil gracias por hacerte seguidora de este humilde blog. Recibe un gran saludo desde Santander. Seguimos en contacto.

Gabriela S. Mas dijo...

Hola! Me encantaría saber de donde sacaste la segunda foto. Lo que sucede es que yo tomé una igual pero no recuerdo la dirección, solo sè que esta en el Centro de Lima. Gracias de antemano.

Pablo Solórzano dijo...

Hola Gabriela! Lamento no ayudarte pues tampoco recuerdo dónde fue que tomé esa foto... intento recordarlo y nada!! será la edad... fue un error no apuntar las direcciones!! eran los primeros escritos del blog así que muchas cosas no las tenía en cuenta... saludos, gracias de nuevo por la visita, y disculpas!

Ethel Valle dijo...

Hola, me parece muy bonito todas las fotos que tomaste, y por cierto es un tema interesante.
Quisiera saber si me recomiendas un libro de mayor información de aldabas.
Te lo agradecería :D

Pablo Solórzano dijo...

Ethel, sinceramente no sé de un libro que hable de el tema... o al menos no lo recuerdo! Simplemente caminaba por Lima e iba tomando fotos de las aldabas que iba encontrando en las casonas antiguas! saludos y gracias por tu mensaje.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...