Crónicas mochileras en Conchucos: Hacia la laguna Purhuay de Huari

jueves, 16 de agosto de 2012


Como ya lo hemos contado en la entrada anterior, en la que escribí sobre nuestra caminata hacia la CATARATA MARIA JIRAY, decidimos que también queríamos visitar ese mismo día la LAGUNA PURHUAY.

LAGUNA DE PURHUAY. Foto de http://abelardomalqui.blogspot.com.es/
Para ello fue necesario volver hacia el pueblito de ACOPALCA desde donde sale un camino ascendente que lleva hasta la laguna. Intentamos encontrar un taxi o combi que nos llevase y así ahorrar tiempo y disfrutar lo máximo de PURHUAY pero no encontramos ningún transporte por lo que decidimos caminar por los 7 kilómetros de la ancha vía (subida no tan pronunciada y fácil) que discurre por una hermosa zona llena de bosques.

En el camino de Acopalca a la laguna. Ancash - Perú.
A las 4.30 de la tarde se abrió ante nosotros toda la líquida belleza de la laguna. Encontramos a un par de señoras que eran en ese momento las encargadas de los servicios que allí se ofrecen. Es bueno saber que son los comuneros de ACOPALCA los que, en turnos rotativos, administran esos servicios. 

Laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Sin esperar más tomamos un paseo en barca para poder llegar hasta la “cola” de la laguna pues habíamos oído que en ese rincón se podían encontrar las mejores vistas. 


Embarcadero de la laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Una de las señoras mandó a llamar a su esposo, el remero, y partimos por fin bien acompañados de toda la familia del remero: esposa, 4 hijos y un sobrino; todos ellos muy amables y alegres. Durante el trayecto los niños cantaron para nosotros y nos enseñaron a algunas palabras en quechua y a identificar la flor del Huagancu, que es la flor del amor y que puede ser de varios colares (hasta de cuatro), e incluso pudimos degustar su sabor pues sorprendentemente tiene una parte que es comestible.

Laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Fruto del Hugamcu en la laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Cañas para pescar en la laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Personalmente no creo que haga falta llegar al final de la laguna para ver un mejor panorama; con llegar hasta el medio sería suficiente, pues para nuestro gusto las mejores vistas son las de las montañas nevadas que se encuentran precisamente detrás de la zona de donde parten las balsas: montañas y nubes que se reflejan en la cristalina planicie que es la laguna (que tiene forma de número 8 ), creándose un efecto  espectacularmente bello, como un espejo inmenso en el que se reflejara el mundo entero. Estate atento a la SIRENA, que aparece en los cerros de la derecha, los pobladores dicen que ella es la dueña del lago.

Laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
La "sirena" laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Ya era algo tarde cuando llegamos hasta la parte final (la cola) de la laguna. Allí estuvimos un buen rato mirando a los chiquillos correr como locos y pescar con unas cañas largas mientras que los mayores recolectaban plantas y aprovechaban en mirar unos sembríos. Qué tranquilidad, nos sentíamos muy lejos del mundo pero muy cerca de nosotros, de nuestro interior, de nuestros palpitos. Querido viajero, no te voy a decir nada nuevo que no sepas pero siempre es bueno recordarlo: cómo limpia la naturaleza a todo corazón emponzoñado de miedo y paranoia. Hora de volver. Con algo de frío y con las primeras sombras devorándose las últimas luces del día llegamos hasta el embarcadero.

La parte final de la laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Los niños pescando en la parte final de laguna Purhuay en Huari. Ancash - Perú.
Eran pasadas las seis de la tarde cuando nos despedimos de nuestros guías y comenzamos el regreso hacia HUARI. No había transporte alguno que nos llevase así que a caminar. La noche cada vez se hacía más presente y todo se volvió tinieblas pero por suerte contamos con nuestra linterna y con un cielo estrellado que jamás antes pensamos pudiera existir: miles de estrellas que hacían estremecer. Pero no todo iba a ser tan idílico y los perros y sus amenazantes ladridos se fueron haciendo cada vez más presentes al ir acercándonos a las primeras casas de ACOPALCA. Por suerte solo quedó en eso, ladridos y ningún mordisco. Llegamos sanos y salvos y desde allí continuamos caminando hasta HUARI.

Quizás si hubiéramos empezado todas nuestras actividades del día (caminata a la catarata MARIA y JIRAY y a la laguna de PURHUAY) un poco más temprano no nos habríamos vistos obligados a caminar de noche y a oscuras. Si piensas hacer lo mismo es mejor empezar muy temprano, no como nosotros que empezamos pasado el mediodía. Ahora, que si tienes un todoterreno pues puedes empezar cuando te venga en gana. El que puede, puede, y el que no, pues aplaude, como dicen en el Perú.

Otra alternativa que recomendamos es subir hasta la Catarata de María Jiray y acampar allí. Al día siguiente se puede bajar hacia Acopalca e iniciar la subida hacia Purhuay y hacer otro camping allí. Desde Purhuay es posible caminar 2 días hasta CHACAS, pueblo que visitaríamos luego pero adonde llegaríamos en bus. Pronto escribiremos sobre ese sitio. Hasta pronto.

Pablo
  
DATOS UTILES

  • En la laguna PURHUAY existe un restaurante donde se puede degustar trucha fresca pescada en sus propias aguas. Igualmente existe un área de camping gratuito (no hay hoteles como habíamos leído en una crónica de un famosísimo diario limeño) donde se pueden instalar carpas, eso si, siendo conscientes que estamos a 3.800 metros de altura y las noches son frías y húmedas.
  • También es posible hacer kayak o alquilar un paseo en barca que cuesta 10 soles hasta el final de la laguna o cola (o 5 soles hasta la mitad). El paseo dura aproximadamente una hora y media, entre ir y volver.
  • Aclarar que todo esto se gestiona por la comunidad de Acopalca, por su propios vecinos que se turnan en la atención y cuidado de los visitantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...