Visitando a la cultura Wari - Ayacucho

jueves, 5 de mayo de 2011

Muchos visitantes extranjeros llegan al Perú con la idea de que la cultura Inca fue lo único que existió. Es un error entendible ya que lo “inca” es lo más conocido de ese país. De hecho muchos extranjeros podrían haber oído de Machu Picchu pero nunca de Perú. Pues bien, es bueno saber que la cultura inca fue el resumen de todo un proceso histórico y cultural que duró miles de años en los que se desarrollaron muchas sociedades, cada una de las cuales aportó lo suyo para formar lo que se conoce como la gran civilización andina. Es decir, los incas fueron solo la punta de un iceberg gigantesco. 

Una de las más importantes de esas culturas pre-incas fue la Wari (700 – 1200 dc). Muchos arqueólogos de renombre la consideran el primer gran estado andino, es decir el que sentó las bases sobre la cual los cuzqueños construirían el hoy mundialmente famoso imperio inca. Los Wari se extendieron por casi todo lo que es el Perú actual y sus gobernantes mandaron a construir “ciudades” en diferentes partes de ese vasto territorio. Entre las más conocidas están las de Marcahuamachuco ubicada en la sierra norte peruana y otra llamada Pikillacta que se encuentra al sur de la ciudad del Cusco. Sobre este último escribí un post a propósito de una visita que allí hice.

Pero el centro neurálgico de ese primer estado estuvo en Ayacucho y lo que queda de él todavía se puede visitar. Allí fuimos y para suerte nuestra fuimos los únicos visitantes. En la entrada del complejo arqueológico hay un museo que vale la pena conocer pues nos da una idea clara de la trascendencia que tuvo Wari como cultura. Luego seguimos un sendero bien demarcado que se abre paso entre tunales y edificios semiderruidos. Es un lugar seco por lo que hay que llevar agua y mucha protección contra el sol. 

WARI - AYACUCHO. PERU.
WARI - AYACUCHO. PERU.
 Una de las primeras cosas que se ve es una especie de “mesa” que parece la del billar, aparentemente usada para sacrificios. Hay que dejarse sorprender luego por Monqachayoc, que es un sector ceremonial caracterizado por la presencia de galerías subterráneas asociadas a construcciones megalíticas de varios pisos. Una cosa que llama la atención, aparte de los cactus que cubren casi todo el terreno, son los árboles de Pati que se suponen fueron usados para coagular la sangre en los rituales. Dice la leyenda que si uno se duerme a la sombra de este árbol es más que seguro que va a tener pesadillas.

WARI - AYACUCHO. PERU.
WARI - AYACUCHO. PERU.


WARI - AYACUCHO. PERU.

WARI - AYACUCHO. PERU.
En los alrededores se ven desperdigadas piedras con orificios perfectamente hechos por los hombres Wari. Lamentablemente en algunos sectores de la ciudadela se permite la entrada de burros y otros animales que podrían dañar el espacio. En el sector conocido como Cheqo Wasi, se ven un conjunto de tumbas cuyas pesadas piedras  están unidas por especie de goznes de metal. Las uniones entre las rocas son perfectas y nos hacen pensar sobre la influencia de esta cultura sobre la posterior cultura Inca. Seguimos avanzando, espantando a saltamontes de gran tamaño, hasta el impresionante área llamada Capillapata, al que se ingresa por una portada de forma “ojival” y que contiene largas paredes de más de 12 metros de alto y en donde se puede apreciar las bondades arquitectónicas de esta cultura. 

WARI - AYACUCHO. PERU.

WARI - AYACUCHO. PERU.

WARI - AYACUCHO. PERU.
WARI - AYACUCHO. PERU.
Luego de disfrutar de un día esplendoroso y lleno de luz y color nos animamos a continuar viaje... pero la cosa no estaría tan fácil ya que debido a una huelga en Ayacucho no había transporte que nos permitiese movilizarnos hasta que después de mucho esperar apareció un camión lleno de costales  y  nos subimos en la caja y allí nos fuimos, con todo el aire dándonos en la cara y más entusiasmados que nunca por la experiencia, hasta llegar a un pueblo cercano, un lugar que es un imperdible en Ayacucho y si me apuran diría que en todo el Perú pero eso ya será materia del siguiente post. Hasta entonces.

Pablo


WARI - AYACUCHO. PERU.

DATOS

  • Para ir a Wari o a Quinua hay que tomar una de las combis que salen desde el barrio de la Magdalena  (calle Salvador Cavero 124), Ayacucho. El pasaje es 4 SOLES. El recorrido hasta Quinua  es 1 hora; y 45 minutos hasta Wari.
  • Entrada restos arqueológicos de Wari: 3 soles, 1 estudiante.  Horario de 8am – 6 p.m.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

que bonito lugar!!!

Pablo Solórzano dijo...

Pues sí, Wari es un lugar maravilloso. Espero lo visites. Saludos y gracias por visitar la brújula.

Anónimo dijo...

Felicitaciones Pablo: Wari es un lugar que todos los peruanos deberíamos conocer y comprender. Prometo emularte.

Axl dijo...

Buen relato Pablo, yo cuando fui de Ayacucho hasta Quinua visite también todo lo que habia en la ruta, por cierto en ese tiempo si contratabas un taxi que te haga todo ese recorrido te cobraba 60 soles, que entre 4 personas salia cómodo. El taxista te esperaba donde querías y podías visitar Wari, caminar un poco por las colinas llenas de tunas, entrar a comprar retablos, etc. Me gustaría regresar por allá, últimamente han hecho mas descubrimientos en Wari.

Saludos.

Pablo Solórzano dijo...

Hola Axl, gracias por la visita como siempre, no tienes idea lo que extraño Ayacucho, y Quinua sobre todo. A veces me digo que me iré a vivir allí un tiempo (y quién sabe toda la vida) y aprender un poco de arte popular, para entenderlo mejor. A veces es muy comercial, aunque no agobiante, pero cuando te metes en sus callecitas se te olvida todo y todo es tranquilidad. Que yo sepa todavía puedes contratar un taxi que te lleve por allí y te haga esos servicios, aunque ahora con la cantidad de combis que hay y la carretera y todo ya es posible encontrar buen transporte. Saludos como siempre viajero.

Unknown dijo...

wuaooo

Unknown dijo...

wuaooo

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...