Un viaje a Tarma - 2: La selva alta

viernes, 8 de abril de 2011


En el post anterior conté sobre un VIAJE A TARMA, que hice hace unos años y en los que traté de visitar los lugares más conocidos, y los menos también. Y como dije Tarma es un sitio ideal para conocer todas las regiones naturales de un país tan diverso como el Perú ya que se encuentra en los andes y a medio camino entre la costa y la selva por lo que aproveché la oportunidad para ir, al menos por unas horas, a la selva alta peruana.  Así que vamos a ver cómo en menos de 2 horas y 30 minutos pasamos de las sierras duras y los climas más fríos a un sitio de mucho verdor y clima caluroso. Cosas que suelen pasar en este país de contrastes fascinantes llamado Perú. Habíamos contratado un tour de un día por el valle de Chanchamayo en la agencia PERU LATINO de Tarma (Calle Lima 511, 30 soles). Con puntualidad empezó el paseo por Tarma, donde casi todas las construcciones más importantes fueron hechas durante el gobierno del dictador Manuel A. Odría, que había nacido en este pueblo y que cuando llegó a ser el hombre más poderoso del Perú, la remozó. Así que la sombra del general se siente por donde uno vaya.
 
Entonces nos fuimos con rumbo a la jungla. Luego de pasar por un sin fin de túneles y precipicios era notorio el drástico cambio en la geografía, algo espectacular.  Hubo una parada en un mirador para notar la transformación: al oeste los picos de los andes enviando ráfagas de viento frío, al este la lujuriosa selva emanando un vahó tibio y excitante. 



El tour continuó con la rápida visita a las innumerables cataratas al borde de la carretera (Cabello de Angel, Ducha del diablo, etc.) hasta llegar a San Ramón, olorosa a café y a tierra húmeda y desde donde empezamos la subida hacia la Catarata del Tirol por una hermosa trocha rodeada de selva, de olor a flores y del bullicio delicado de los riachuelos, de los animales, de la armonía del mundo.

Y de pronto allí estaba, 35 metros de belleza que cae, que cruje, que se viene sobre el mundo y revienta en una desmesurada fiesta de espuma. Eran fiestas patrias, mucha gente, muchos niños, demasiado entusiasmo y muy poco espacio. Tener este lugar para uno solo debería ser mejor. Seguimos rumbo a La Merced, más grande, bulliciosa y pachanguera. Ubérrima naturaleza, feraz en su producción, despensa de la siempre insaciable Lima. Paseamos por sus muchos puentes y en un restaurante, donde cuatro adolescentes medios desnudos bailaban como serpientes esos ritmos selváticos delirantes y apasionantes, comimos un buen plato de zamaño (una especie de roedor selvático) y unas cervezas.






Casi al final, nos llevaron hacia la Comunidad Nativa Pampa Michi donde los descendientes de los Asháninkas ("ser humano" en su propia lengua) se visten y pintan la cara para los turistas y venden artesanías. No tiene mucha originalidad, muchos de ellos viven en la ciudad y van sólo al lugar para hacer el número pero lo que es bueno escuchar en medio de todo esto es la historia que el jefe cuenta: exilio, dolor, guerra, abuso y más dolor pero siempre resistencia, la fascinante terquedad de la vida imponiéndose sobre la muerte. Al final nos vistieron como ellos, tomamos una niña entre las manos y bailamos como convocando un dios que no conocíamos. 





Para cerrar fuimos a una fábrica de café donde casi me quedé sin dinero por mi adicción y donde me tuvieron que convencer de no comprar más. El tour acabó con el regresó a Tarma y con todos los viajeros satisfechos; las fiestas patrias estaban por acabar y había que volver a Lima, al trabajo, al caos y las  largas horas gastadas en el bus; una vez más todo esperaba por nosotros que estábamos ahora un poco más reconfortados y un poco más adictos a la sensación de ruptura con todo lo conocido que significa un viaje; adicción del que uno nunca se repondrá, afortunadamente.

Pablo

1 comentarios:

Axl dijo...

Hola Pablo también hice ese mismo tour cuando estuve por allá hace años, es la única vez que he ido a la selva hasta ahora.¿Que sitios recomiendas de la selva?. Un abrazo.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...