Chullpas de Cutimbo : inmensas y misteriosas

jueves, 13 de marzo de 2014



“Perdón joven, se me olvidó” me dijo el chófer, mientras frenaba apresuradamente la combi. Antes de partir le había pedido que nos dejara en el lugar indicado desde donde se puede subir hacia las CHULLPAS de CUTIMBO, pero como ya dije, “se le olvidó”. En fin, tampoco nos dejó muy lejos, apenas a unos 15 minutos a pie del pueblo desde donde se inicia la subida hacia los restos. Hasta agradecimos el desliz pues tuvimos que caminar en medio de un paisaje lunático: pampas llenas de ichu, como única evidencia de que allí algo crece; unos cerros truncos cuyas cimas parecían haber sido aplanadas  ex profeso como si se quisiera poner allí campos de fútbol –tal era su planitud-; y el ulular del viento altiplánico que parece desgranar misterios en los oídos.

CUTIMBO. PUNO - PERU.

Era el último lugar que íbamos a ver en Puno (al día siguiente nos iríamos a MOQUEGUA). Ya habíamos estado cerca de la gloria en LLACHON, y admirado las olvidadas bellezas barrocas de JULI y POMATA. Era hora de ver algo más antiguo, más autóctono, más AYMARA, así que CUTIMBO nos pareció una buena idea.


Al pie del cerro sobre el que se ubica ese lugar se encuentra el pueblo de COLLACACHI (este dato lo he sabido después de leer al extraordinario periodista de viajes Alvaro Rocha).  Más que un pueblo parece una aglomeración de una veintena de casas en cuyas zonas ajardinadas tienen por animales no a perros sino a lanudos auquénidos.  Hay también una escuela y un cementerio de tumbas pequeñísimas, que de no estar pintadas de vivos colores apenas si podrían ser advertidas en medio de la opaca inmensidad de la meseta.

CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

Al lado de un pequeño museo de sitio, con oficinas, empieza el camino de subida hacia los restos arqueológicos. Cuando fuimos a comprar la entrada no había nadie atendiendo. Decidimos subir de todos modos y pagar cuando regresásemos a pasar por allí.  El sendero está bien señalizado y acondicionado para ayudar al caminante a llegar. Hay algunos tachos de basura y unas bancas donde descansar mientras se va subiendo lentamente, ya que no siempre es fácil llegar a  más de 4 mil metros sobre el nivel del mar.

CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

El primer aviso de lo que se verá llega a medio camino: una gran chullpa cuadrada hecha de rocas macizas que han sido puestas de tal modo que parece que la gente que la hizo no tenía en el vocabulario la palabra dificultad. Aparecen sobre la superficie de esta chullpa imágenes de serpientes esculpidas y una pequeñísima entrada que mira hacia el este que es, como se sabe, por donde sale el sol. Salta a la vista la intención simbólica de esta disposición y la función que tuvieron estas estructuras: un lugar para los muertos.

CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

 
CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

Seguimos cuesta arriba hasta encontrar, dentro de una cueva protegida por rejas, unas pinturas rupestres que aunque no son impresionantes valen la pena ver: delgadísimas imágenes de llamas. Según el Gobierno del Perú estas imágenes tendrían 8 mil años de antigüedad.

CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

Continuamos. Asomando sobre la cima ya se puede ver la cresta de las otras chullpas, las más impresionantes. El camino nos lleva primero hasta una explanada donde muchísimas vizcachas saltan y huyen espantadas por nuestra presencia. Nunca las había visto en tal número. El color de sus pelajes se mimetizaba muy bien con el de la tierra por lo que a veces parecían solo piedras que parecían ser movidas por una misteriosa fuerza. 

CUTIMBO. PUNO - PERU.

Por fin llegamos. Ya están ante nuestros ojos las dos inmensas chullpas que son un prodigio de la arquitectura andina. Una es redonda y la otra cuadrada, quizás esta última es la que más sorprende pero ambas son de lo mejor que hay en cuanto a restos arqueológico en el altiplano peruano, sin duda. Yo conozco las de Sillustani y puedo decir que comparación están son más hermosas y están en mejor estado. Claro, no tienen una laguna al frente como las otras pero el paisaje aquí también tiene suficiente encanto. 

CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

Como no era de esperar vienen las preguntas a la cabeza del viajero: ¿Por qué hacer tumbas de tamaños colosales?, ¿por qué construirlas sobre la cima de unos cerros?, ¿qué significado tienen esas figuras zoomorfas (monos, sapos, roedores, felinos) esculpidas sobre la casi perfecta faz hecha de piedra?, ¿por qué tantos bloques perfectamente tallados esparcidos por aquí y por allá como si los constructores hubieran sido sorprendidos por algo o alguien, y hubiesen tenido que huir dejándolo todo a medio terminar?

CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.
CUTIMBO. PUNO - PERU.

En esto estaba pensando cuando apareció Antonio, el guardián. Acompañado de la suave música de su radio a pilas, fiel compañera de quienes trabajamos en soledad, nos cobró la entrada (6 soles) y charló con nosotros un buen rato. Nos dijo que hay una vía para autos que te lleva hasta la mitad del cerro y luego hay que continuar a pie. Nosotros no vimos la tal pero parece que sí existe porque el hombre nos alcanzó rapidísimo ya que había subido con su moto. 


Empezamos el regreso. Bajamos hasta la carretera donde nos dijeron que las combis hacia Puno pasaban cada media hora, nosotros tuvimos que esperar mucho menos hasta que apareció una que nos llevó de regreso a la ciudad. Tomamos un café, repasamos las fotos, planificamos nuestras visitas en Moquegua (adonde iríamos al día siguiente), y por la noche nos fuimos a caminar.  
 
CUTIMBO. PUNO - PERU.

     Cutimbo es impresionante y algo recomendable para aquel viajero o viajera que quiere conocer algo distinto, poco concurrido y en extraordinario estado. Solo hay que hacer un pequeño esfuerzo y calzarse las botas para subir hasta la cima del cerro. Pero tranquilos, el camino es perfecto y el paisaje es inspirador por lo que allí no hay cansancio que cuente. 


Pablo


DATOS ÚTILES

Las combis para ir hacia LARAQUERI (Cutimbo se encuentra ubicado en el camino) salen desde el cementerio de LAYKAKOTA, en Puno. Desde el centro de la ciudad hasta ese lugar un taxi te puede cobrar 2,50 soles. Las combis salen cuando llenan.

Son 20 minutos hasta COLLACACHI pueblo que se ubica en el kilómetro 21 de la ruta hacia LARAQUERI y desde el cual se inicia la subida hasta las chullpas.

3 comentarios:

Enrique Fernandez Gandia dijo...

¡Qué sorprendentes lugares tiene Perú!
Y cuántas preguntas y curiosidad nos han de producir estos paisajes.
Conozco Cusco y Quillabamba, y aunque vivo en España; Siento añoranza por sus piedras, sus gentes, su música...
De nuevo agradecerte que nos acerques el placer de viajar y conocer, de caminar por desconocidos lugares con tus artículos en nuestra imaginación.

Un saludo desde Madrid
Enrique

Pablo Solórzano dijo...

Enrique mil disculpas por la demora en responder, he estado liadísimo. Me alegra que te guste tanto Perú y que hayas andando por mi mágico-trágico-maravilloso-surrealista país. Yo también vivo en España y escribir todo esto sobre mis viajes por Perú me ayuda a aplacer la nostalgia. Mil gracias a ti, te mando un abrazo desde Cantabria y gracias de nuevo por tu tiempo.

JOHNNY dijo...

ES MUY LINDO ESA TECNICA DE INGENIERIA QUE APLICARON NUESTROS ABUELOS QOLLAS GRACIAS ALA ZAPIENZA DE ACAHUANA..........LOS QOLLAS FUIMOS GRANDES CONSTRUCTORES TANTO DE OLLANTAYTAMBO Y ACHU PICCHU.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...