Chorrillos: auge y declive

martes, 26 de febrero de 2013



La costa limeña es muy extensa y de la presencia del mar disfrutan muchos distritos pero son sin duda el Callao y Chorrillos los que más ligados están a él.  Esta es nuestra última entrada sobre los barrios limeños que vale la pena conocer aunque en el tintero se nos quedan varios más que seguro visitaremos cuando volvamos al Perú. Déjame contarte ahora sobre el sitio en cuyas playas se asentaron los primeros pescadores de Lima y que desde entonces ha tenido una de las historias más interesantes y complejas: CHORRILLOS.

Este distrito empezó siendo un centro administrativo desde donde se dominaban un gran parte de lo que es el sur de la Lima actual. Luego fue coloniazo primero por los incas y más tarde por los españoles quienes llegaron aquí en 1533 en su camino hacia el oráculo de Pachacamac

Chorrillos. Lima-Perú.
Más tarde se convirtió en el sitio favorito de muchos virreyes que vinieron por aquí a ver los chorrillos de agua que caían por los barrancos permitiendo que todas esas laderas se vistieran de un intenso verdor. Es por eso que le llaman LA COSTA VERDE a la zona de los acantilados que dan al mar, aunque de verdor allí ya no queda mucho.

El pequeño pueblo de Chorrillos dejó atrás sus ropajes más pobres para convertirse poco a poco en un cómodo y exclusivo balneario adonde huían los limeños del XIX a relajarse pues cundía allí una atmosfera relajada, una especie de alegría sin fin de la que hablaron algunos viajeros ingleses (Gilbert Mathison o Robert Proctor) a quienes les gustó tanto el sitio que la llamaron la BRIGHTON LIMEÑA.


Imagen de http://limalaunica.blogspot.com.es/
Imagen de http://limalaunica.blogspot.com.es/
Y como donde hay plata hay negocio no es de extrañar que hubiese entonces indios que aprovecharon la nueva situación para ofrecer servicios de compañía a las señoritas que querían con suma pudibundez aplacar sus calores en el mar sin peligro alguno, ¿ya ven limeñitos de ahora dueños de playas, arenas, mares y aires, que antes no existía eso de trazar un límite para que no pasase a la zona de ricos la gente del pueblo? Además estos ingeniosos vecinos conducían a la gente desde las alturas del acantilado hasta la misma playa a loma de mula,  tal y como se hace ahora a lomo de mototaxi. ¡Ah!, una vez en la playa el ofrecimiento de servicios no decaía ya que se vendían comidas y bebidas y se alquilaban habitaciones de esteras para que la gente se pueda cambiar de ropa. Es decir, lo del imaginativo recurseo peruano no es de ahora… El francés Maurico Rugendas pintó en la década de 1840 unos cuadros que son famosos en Lima y que nos dan una idea de la vida y los personajes de la villa chorrillana.

Imagen de http://limalaunica.blogspot.com.es/

Y llegó la década de 1860, y también la del 70 y la economía peruana empezó a inflarse  como una burbuja de mierda… sí, pues estaba hecha de mierda de pájaro o lo que llamamos guano, materia que el Perú exportaba a lo loco y que le permitió a este paisito de extremo occidente recibir dinero fresco como nunca antes había sucedido. Dinero que se gastó también a lo loco. ¿De qué manera?.

Pues verás, los limeños desde siempre hemos querido imitar lo foráneo y cualquier cosita que llegase de la Francia de Napoleón III había que tenerlo para así ya no solo ser la Brighton sino también la Biarritz del tercer mundo. Y vaya que en parte se logró vivir el sueño porque Chorrillos se empezó a llenar de hermosos palacetes y otro tipo de edificios (tranquilos, no hubo burbuja inmobiliaria), en donde vivían los más más de la Lima de entonces, los apellidazos de ayer y de hoy; es decir era como lo que sería para la gentita de ahora su venerada playita Asia (pronúnciese Eisha para estar a tono con la pipol).

Pero como no hay sueño que dure cien años ni pesadilla que no lo reemplace, la arcadia chorrillana fue barrida de un plumazo cuando el Perú se va a la guerra contra Chile y claro, la perdió como tantas otras guerras externas que perdieron nuestras gloriosísimas Fuerzas Armadas. Así que hasta las puertas de la entonces continentalmente famosa Chorrillos llegaron las bombas y toda la roña que formaba parte de la soldadesca chilena y transformaron al balneario en tierra arrasada. La saquearon y bombardearon con tal encono que ver las fotos de lo que quedó de ese lugar tras la invasión es para llorar. El huracán de la historia arrasó con la Biarritz sudamericana y desde entonces ya no volvió a ser ni la sombras de lo que fue. La reconstrucción fue lenta, volvieron a aparecer casonas tipo “ranchos” y clubes pero los buenos viejos tiempos ya habían pasado.

Imagen de http://limalaunica.blogspot.com.es/
Imagen de http://limalaunica.blogspot.com.es/
Imagen de http://htppfernanda14tkblogspotcom.blogspot.com.es/

La vista que se tiene de las playas de Chorillos desde la cima de los acantilados es agradable hasta en invierno. Se ven tantas lanchitas juntas que parecen un juego de estrategia llena de barcos que están en pleno combate. Bajamos por unas de las tantas escaleras hasta la carretera que pasa cerca de la playa y que los limeños le llaman el circuito de playas. 

Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Justo en esa vía han puesto unas inmensas estatuas que representan a parejas que se prodigan azucarados besos y caricias. Esto ha hecho que sea el sitio favorito de los recién casados que vienen por aquí a tomarse las fotos que enseñarán a las amistades que les caigan en la casa. La felicidad que le llaman. 

Chorrillos. Lima-Perú.

Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Luego nos fuimos hasta el mismo muelle y pasamos por el terminal pesquero donde los pescadores venden todo lo fresco que han encontrado ese día en el mar. Es tanta la variedad que uno se queda turulato al darse cuenta que ignora el 99.9 % de los nombres de los peces y crustáceos que allí se venden. Pensar que con todo ese género se hacen unas suculencias celestiales… aunque todo ello venga del mar.  

Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
El muelle es también un buen sitio para ver cómo se vacilan los chiquillos, las familias y hasta los perros que se abren paso a ladridos entre macilentos pelícanos.

Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Chorrillos. Lima-Perú.
Espero que este paseo por Chorrillos les haya gustado y que se animen a visitarlo. No tiene el encanto de Barranco o Miraflores pero es un sitio original, distinto y más popular. Hasta aquí hemos llegado con nuestras andanzas por algunos barrios de Lima. Ahora me toca escribir, una vez más, sobre mis andanzas por Londres; tengo todavía mucho material sobre esa ciudad que me gustaría compartir con ustedes. Un abrazo viajeros.

Pablo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...