Encantos de Tingo María: a las puertas de la selva (2da parte)

lunes, 7 de enero de 2013


Este sería nuestro último día en Tingo María. Y también aquel con el que cerraríamos nuestra aventura en la selva peruana. Aventura que nos había llevado a conocer lugares como Pucallpa y otros con más encanto como Contamana. Y que también nos había permitido navegar en barcos demorones, caminar por días en medio de violentos huelguistas y ver atardeceres de ensueño. Pues bien, para cerrarlo con broche de oro nos fuimos a hacer un par de caminatas buscando la delicada belleza que siempre tienen las cataratas de la selva.
Dejamos nuestras mochilas en el hotel en el que estábamos hospedados (ver entrada anterior) y luego nos fuimos a comprar los pasajes para salir de noche hacia Lima. Todas las empresas de transporte se encuentran en la avenida Raymondi, que es la principal. Finalmente compramos los tiquetes en la empresa JUNIN (ver DATOS UTILES abajo) pues yo ya había viajado anteriormente en uno de sus buses y la experiencia no estuvo mal aunque esta vez que regresamos a Lima sí que estuvo pésima. Pero eso lo contaré después.
La primera catarata que decidimos visitar fue la de LAS NINFAS que se ubica al sur de la ciudad, camino a HUANUCO, capital del departamento del mismo nombre. Para llegar allí tomamos uno de las mototaxis que se pueden encontrar en la 1era cuadra de la calle José Olaya –Tingo María-. El pasaje cuesta 2,5 soles por persona. Si quieres tomar el servicio particular normalmente cobran 8 soles por persona. Aunque no entendí bien si era hasta la misma entrada a la Catarata de Las Ninfas o hasta la entrada la catarata del Carmen que se ubica mucho antes que a la de Las Ninfas. Es lo que me dijo un mototaxista. Como siempre, es mejor confirmar en el mismo paradero y aclararlo con el conductor antes de partir. El hecho es que nosotros pagamos 2,5 soles por persona hasta Las Ninfas. 
En el camino hasta allí pasamos justamente por la entrada a la catarata El Carmen, por la Cueva de las Pavas,la entrada a la catarata Santa Rosa (allí se pueden encontrar mototaxis que te suben hasta muy cerca a esa caída de agua que se ubica a 3 kilómetros de la carretera a Huánuco) y la segunda entrada al Parque Nacional Tingo María-lo reconocerás porque hay allí un puente colgante que se adentra en la selva- adonde vendríamos luego para conocer las cataratas que por allí se pueden encontrar.
Luego de 25 minutos de viaje desde Tingo María llegamos al acceso al camino que sube a la catarata de Las Ninfas. Hay que pagar 1 sol por la entrada a un tipo que no te da ni ticket. Ese mismo hombre alquila arneses a 20 soles para hacer rapel. El camino va todo en subida y nunca te da tregua pero está en tan estupendo estado que el andar se hace muy fácil. Además los altísimos árboles proveían una sombra fresca que hacía que el calor no nos afectara para nada. 


Subiendo a la catarata de Las ninfas. Tingo María - Huánuco.

A nosotros nos llevó 30 minutos llegar hasta la caída de agua que si bien no es muy espectacular está rodeada de una selva fantástica. La catarata ha formado una especie de piscina no muy profunda en donde se podría uno tranquilamente refrescar por lo que recomendamos traer sandalias y toallas. El sitio es muy tranquilo, no nos cruzamos más que con una apasionada pareja de adolescentes que se había ido allí a besarse con tal pasión que parecían convencidos de que al día siguiente se iba a acabar el mundo. Cosas a los que invita la selva.

 Catarata de Las ninfas. Tingo María - Huánuco.
Catarata de Las ninfas. Tingo María - Huánuco.


Desandamos el camino y bajamos hasta la carretera Tingo María – Huánuco. Allí conseguimos un mototaxi que nos llevase hasta la 2da entrada al PARQUE NACIONAL TINGO MARIA, de la que en la primera entrada sobre Tingo María, prometí escribir. Este sitio no estaba muy lejos y el chiquillo que conducía la moto nos cobró 1 sol a cada uno.
¿Por qué queríamos caminar por este sitio? Pues para conocer la otra entrada al parque ya que es la menos popular, y además gratuita. Y también por que por allí se pueden visitar las cataratas de GLORIAPATA y la de SOL NACIENTE y una collpa de gallitos de las rocas.
Bajamos de la moto y nos encontramos el largo puente colgante que cruzamos ansiosos de internarnos ya en esa selva fértil e inmensa que se veía detrás. Al acabar el puente hay una amplia casa de madera que más parece un pequeño, rústico y encantador hotel. Allí es donde viven los guardaparques. Yo me hubiese querido mudar a vivir allí con ellos. Firmamos el cuaderno de entradas (es obligatorio) y los agradables guardas nos dieron unas indicaciones. Nos dijeron, por ejemplo, que se podía llegar a las dos cataratas que estaba en el camino de subida, es decir la de Gloriapata y la de Sol Naciente, pero que nos recomendaban la primera ya que estaba cerca y era más accesible. Para la segunda necesitaríamos más tiempo cosa de la que no disponíamos porque teníamos que volver a Tingo María ya que nuestro bus hacia Lima salía esa noche. Y en cuanto a lo de la collpa de gallitos iba a ser mucho más difícil todavía llegar allí.


Puente colgante que está a la entra del PN Tingo María - Huánuco.
En fin, empezamos la subida. Queríamos llegar al menos a la prima caída de agua. Si la caminata hacia las cataratas de LAS NINFAS nos había encantado la que nos iba a llevar hasta las de GLORIAPATA nos pareció mil veces mejor.
Tiene más encanto esta ruta porque por allí uno siente la verdadera presencia de la selva. El camino no está tan bien señalizado y tiene un aspecto salvaje por lo que la sensación de caminar en un lugar más indómito se eleva a su máxima potencia. Hay veces uno se encuentra allí con ríos que hay que cruzar no por puentes sino más bien por troncos caídos que fungen de ello.


Camino a la catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
Camino a la catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
Camino a la catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
Es necesario, eso sí, estar atentos porque a GLORIAPATA se llega por un desvío que desciende desde el camino principal. Lamentablemente no había una flecha que lo indicase. Nosotros nos percatamos de ello gracias a un hombre que subía con su esposa e hijito y nos dijo que regresásemos para encontrar ese desvío porque habíamos subido demasiado. He puesto una foto que no sé si es de gran ayuda pero que espero sirva a los futuros caminantes a reconocer por donde deben bajar.


Camino a la catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
GLORIAPATA es mucho más grande e indócil en su caída que la catarata de LAS NINFAS. Sin ser inmensa se puede oír a lo lejos el líquido rugido de sus aguas cayendo. Uno no esperaría que el camino de desvío, que habíamos encontrado gracias al hombre con el que nos cruzamos, nos llevase a ningún sitio pero sí, al final de toda esa combinación mágica de piedras, árboles, riachuelos, humedad, lianas y flores se llegaba a la catarata como si fuera un lugar secreto de cuento fantástico.


Catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
Catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
Catarata Gloriapata en el PN Tingo María - Huánuco.
Allí estuvimos un buen rato y regresamos raudos pues teníamos que estar en Tingo María ya que a las 7 y 20 de la noche salía nuestro bus hacia Lima. Bajamos de nuevo hasta la carretera Tingo María – Huánuco pero a esas horas, casi las 6 de la tarde, no encontramos mototaxis con la misma facilidad con que lo habíamos hecho más temprano. Empezamos a caminar un poco en dirección Tingo María y por fin pasó una moto que nos llevó de regreso a la ciudad. Fuimos a recoger nuestras mochilas al hotel y luego al paradero de Transportes Junín.
El viaje de regreso a Lima fue muy incómodo porque el bus de esta empresa tuvo problemas en la ruedas y se detuvo muchas veces y en muchos lugares para solucionar esos desperfectos lo que estiró el viaje por al menos 3 horas. Lamentable servicio, sinceramente. Y así acabaron nuestras andanzas y aventuras por la selva peruana. ¿Volvería pese a haber tenido todas esas malas experiencias? Sin dudarlo. Un grupo de revoltosos o las tardanzas de los barcos y buses no podría amilanar mi deseo de regresar. Pues por todo ello conocí muchas, muchísimas personas buenas que hicieron de este viaje una verdadera delicia. Gente que llenó de buenas experiencias esos días de mi vida y que seguramente no olvidaré jamás.
Pablo

DATOS UTILES

  • Otro modo de entrar al PARQUE NACIONAL TINGO MARIA es por el poblado de 3 DE MAYO. Por lo que parece también se puede acceder por allí a las cataratas de GLORIAPATA o de SOL NACIENTE. No estoy seguro pero pienso que estas caídas de agua están más cercanas a ese pueblo que al lugar por donde nosotros entramos caminando. Para llegar a 3 de mayo hay que tomar la combi que va a LAS PALMAS y cuyo paradero está cerca del mercado de Tingo María. Nosotros fuimos a husmear por allí pero la combi se llenó de gente apenas abrieron la puerta por lo que fue imposible subir. Aparentemente la gente del poblado había venido a Tingo María porque era día de cobranza en el banco de la ciudad. En todo caso, hay también autos muy cerca de este paradero. El precio en esos autos es de 5 soles por persona.
  • TRANSPORTE: Empresa Junín. De Tingo María a Lima. 50 soles por persona. Salidas a varias horas, nosotros tomamos el bus de las 7 y 20 pm, como ya dijimos el servicio fue deprimente. Hay otras compañías que también van a Lima como Bahía Continental, que sale a las 8 y 30 de la noche, 50 soles. Una empresa más es GM. No puedo decir nada sobre la calidad de su servicio aunque sus buses se veían muy bien.
  • La empresa TRANSMAR va hacia la ciudad de Tarapoto, vía Juanjuí. Este lugar se encuentra en la selva norte del Perú y sobre ella hemos escrito en entradas anteriores. Saber esto fue una agradable sorpresa ya que permite al viajero que tiene tiempo salir de Lima e irse por toda la costa peruana, entrar luego a la selva norte (Chachapoyas, Moyobamba, Tarapoto, etc.) y volver a Lima no por el mismo camino sino más bien por la selva central. Es decir desde Juanjui(zona que ha sido siempre conocida por ser feudo del narcotráfico por lo que es mejor informarse antes de viajar por allí aunque yo nunca he oído de ataques a viajeros y turistas por esos lugares) hasta Tingo María para luego subir a los Andes y llegar de nuevo hasta Lima. No descarto alguna vez hacer esta ruta.Los buses de TRANSMAR se veían amplios y modernos. El viaje hasta Tarapoto es de 9 horas aproximadamente.
  • Si no se quiere ir en bus y se precisa un servicio más rápido, y por ende más caro, lo que se recomienda es tomar desde Tingo María los servicios de algunas de las empresas de transportes de colectivos que hay en la ciudad. Yo averigüé en una en donde me trataron con mucha amabilidad: PIZANA EXPRESS S.A.C. Avenida Raymondi 371. Teléfono 561087. Sus coches viajan a TOCACHE (35 soles), PIZANA (45 soles), JUANJUI (85 soles), SAPOSOA(95 soles), BELLAVISTA (95 soles), TARAPOTO (110 soles) y MOYOBAMBA (125 soles). Recordar que estos son datos del 2010.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

el año pasado de tarapoto a tingo maria me cobraron 70 soles en una minivan de pizana express...en auto el pasaje estaba 100 soles salia al medio dia y llegue a tingo a las 9 de la noche estuve parado 2 horas en juanjui por un tema de pavimentacion de carreteras octubre del 2014

Pablo Solórzano dijo...

Hola gracias por traer esa información. Saludos y gracias también por tu visita.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...