Consejos para viajar en barco por la selva del Perú

sábado, 8 de diciembre de 2012


Como prometimos en la entrada anterior aquí les daremos unos consejos que son el resumen de nuestros viajes en barco desde Pucallpa hasta  Contamana y viceversa. Imaginamos que la mayoría de viajes en los ríos selváticos deben tener parecidas circunstancias a las que tuvimos nosotros cuando por lo que creemos que podrían servir para cualquier viajero que se anime a navegar por los ríos peruanos de la Amazonía.

Los barcos usualmente tiene 2 cubiertas, la de abajo es el almacén, cuarto de máquinas y baño (en caso de los barcos grandes) y el de arriba es el sitio donde los pasajeros entran… como pueden. Como dijimos en la entrada de nuestro viaje desde Pucallpa hasta Contamana, siempre hay una persona en los barcos a quien se puede comprar una hamaca y quien te lo ata y coloca donde tú desees. Es mejor comprar las hamacas de tela no las de red porque éstas son muy incómodas, débiles y no protegen del frío. Tienes que ir temprano al puerto a separar espacio y comprar la hamaca. Y subir a bordo con por lo menos una hora de anticipación a la hora de zarpar.




El momento de la partida casi siempre depende de que se haya llenado el almacén con toda la mercadería y en el vocabulario del puerto la palabra “mañana” no es necesariamente lo que significa para la Academia sino que hace alusión a futuro y como bien sabemos el futuro es muy, muy, muy ancho… e impredecible.







El tiquete incluye las comidas que sin ser malas tampoco son la gran cosa; al menos no nos enfermaron. Es bueno guardar el recibo porque con eso se piden las comidas cuando suena la campanita. Es absolutamente necesario llevar tus platos, vasos y cubiertos, de no tenerlos hay gente que los vende en el puerto. El agua es fundamental y si tienes un paladar muy nivel “gourmet” es mejor que lleves tu propia comida porque la cosa no pasa de sopa casera, plátano, pescado y arroz. Hay una tienda en los barcos que vende algunas cosas básicas para comer, pero se agotan rápido y los precios más que de barco parecen de avión.




Es bueno llevar jabón en gel, papel higiénico, pastillas para diarrea, resfríos o fiebre, ya que no vimos botiquín; además de repelente, obviamente. También es elemental tener una linterna, una cuchilla suiza, tapones para oídos cuando duermes porque el motor no se apaga nunca y el sonido es molesto. Anteojeras por si toca dormir cerca de un punto de luz ya que hay focos que no se apagan en toda la noche, además esos mismos puntos, y quienes estén cerca de ellos, son una gran tentación para los mosquitos.


Pese a estar en la selva, la noche puede ser muy fría y ventosa por lo que es mejor tener a mano una prenda suficientemente abrigadora, créannos cuando decimos esto.
Como ya dijimos todos viajan en hamacas pero también es posible usar bolsa de dormir, pero eso sí es ideal llevar también una “matra” (pequeño colchoncito que se pone debajo de la bolsa) para no sentir ni la dureza ni la humedad del suelo del barco.



Cuando el río está bajo (normalmente en temporada seca, es decir invierno del hemisferio sur) los viajes son más largos y más si es contracorriente por lo que los barcos en esta temporada pueden demorarse el doble o salir con tardanza así que si estás con tiempo justo mejor tomar avioneta que también pueden ser impredecibles: conocemos de casos en los que te venden un pasaje y puede que no salgas el día planeado porque ya vendieron tu espacio a otro pasajero que tenía un enganche (enchufe le dicen en España) en la empresa aérea.


Seguramente se me están pasando por encima algunas ideas, si aquí no he dicho lo que necesitas no dudes en dejarme un mensaje con cualquier pregunta que trataré de recordar lo que sea y te  responderé con gusto.

Pablo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...