Callejeando en Santander: el Casco viejo (1era parte)

jueves, 13 de septiembre de 2012


Para ser sinceros, Santander no me enamoró a primera vista. No fue tanto por que careciera de encantos como por mi estado de ánimo de entonces. De esto ya hace dos años. No me sentía bien conmigo mismo, tenía muchas ideas confusas en cuanto a mi futuro, había habido muchos cambios familiares en Perú y, para remate, las noticias sobre la situación en España no eran, todavía no lo son, nada alentadoras.

Llegué en invierno y me recibió una temporada de lluvias inacabables. Pasaron varios días hasta que por fin menguó la fiereza del aguacero aunque quedó como herencia un cielo plomizo, gris, sucio. Melville dijo de Lima que era la ciudad más triste que había visto jamás. Fue porque llegó allí en invierno y seguro que la bruma y el eterno gris del invierno limeño le hizo pensar en ello. Creo que si su barco hubiese llegado al puerto de Santander se habría dado cuenta de que hay una ciudad en el mundo todavía más gris. Pero, siendo justos, hay que decir que cuando el verano llega el sol convierte a Santander en una maravilla y el paisaje está a mil años luz de belleza de mi ciudad natal. Y si bien llueve mucho es gracias a esa lluvia que Cantabria puede presumir de bosques y grandes espacios verdes que le dan al paisaje de este territorio una extraordinaria variedad.

¿Por dónde empezar este recorrido por la capital cantabra? Pienso que cualquiera que sea el punto de arranque, el viajero, caminante, turista o lo que sea, siempre encontrará motivos para apreciar la belleza del sitio. Yo he elegido como punto para iniciar esta caminata el ecléctico edificio del AYUNTAMIENTO. ¿Por qué? Pues porque es una buena referencia que puede dar orden para seguir una ruta definida y no tanto por su belleza, cosa por la que este edificio no se caracteriza, precisamente…

AYUNTAMIENTO. SANTANDER - ESPAÑA.
La plaza que está frente al Ayuntamiento es un clásico lugar de encuentro de los citadinos; en sus bancas no es raro ver a ancianos dicharacheros que miran impresionados las enérgicas correrías de sus incansables nietos y las andanzas de adolescentes vestidas de modelos y mujeres maduras vestidas de adolescentes (todas ellas bendecidas de belleza, justo es decirlo) que pasan raudas haciendo balancear en sus brazos anchas bolsas impresas con nombres de tiendas de moda.

Detrás del ayuntamiento se ubica el MERCADO DE LA ESPERANZA que es un edificio de 1904, digno ejemplar de la arquitectura que entonces tuvo como materia primordial el hierro. Este mercado cuenta con una espectacular zona de venta de pescado en la planta baja y en sus exteriores se expande la vivacidad y bullicio del mercadillo donde comerciantes gitanos, africanos y españoles piropean a los posibles compradores y voz en cuello pregonan las virtudes de las gangas y chollos que ofrecen.

MERCADO DE LA ESPERANZA. SANTANDER - ESPAÑA.
MERCADO DE LA ESPERANZA. SANTANDER - ESPAÑA.
Frente a toda esta explosión de vida se ubica la austera fachada de la IGLESIA DE SAN FRANCISCO en cuyos anchos escalones he visto varias veces yonkies, alcohólicos y demás desventurados encerrados en sus conversaciones ininteligibles. Si te animas a pasar entre estos personajes y visitar la iglesia por dentro (dicen que para llegar a todo paraíso hay que pasar previamente por un purgatorio) valdrá la pena ya que tiene algunos altares y capillas dignos de ser apreciados.


IGLESIA DE SAN FRANCISCO. SANTANDER - ESPAÑA.
IGLESIA DE SAN FRANCISCO. SANTANDER - ESPAÑA.
IGLESIA DE SAN FRANCISCO. SANTANDER - ESPAÑA.
Al haber nombrado a desventurados como los yonkis no quiero dar la idea de que Santander es una ciudad peligrosa o está llena de peligros. Todo lo contrario, no hace mucho la consideraron entre las primeras ciudades más seguras de España y con una alta calidad de vida. Eso es cierto. En ningún sitio me he sentido más seguro que en este lugar. Hay mucha tranquilidad y calma y eso, para un atormentado como yo por el vértigo limeño, es de agradecer. Caminar por esta ciudad es una experiencia fantástica por lo sosegada y lo segura que es. Es como andar por un pueblo grande donde no es raro, nada raro, que en pleno centro te encuentres con el compañero de clase, el vecino del barrio, el profesor, etc. Parece que todos se conocen, que la gente siempre es la misma. Me ha pasado varias veces que me he encontrado con amigos o conocidos. Para que me suceda algo así en Londres o Lima tendría que pasar años, muchos años, si es que algún encuentro casual es alguna vez posible. Aquí en Santander eso es moneda corriente. Sin embargo, esto también puede ser agobiante. A veces hecho en falta esa maravillosa sensación de ser uno disuelto en la multitud, sin que nadie me reconozca y ni que por ello se elucubre lo que puedo estar haciendo en tal o cual lugar… Al lado de la iglesia está la calle Cisneros donde los edificios exponen sus largas e inmensas balconadas, cosa por lo demás muy característica de Santander. 

BALCONES. SANTANDER - ESPAÑA.
BALCONES. SANTANDER - ESPAÑA.
BALCONES. SANTANDER - ESPAÑA.
BALCONES. SANTANDER - ESPAÑA.
Por la calle Gravina se puede bajar hasta los edificios de la BIBLIOTECA MENENDEZ PELAYO y el del MUSEO DE BELLAS ARTES, ambas sitios de suma importancia para la cultura cántabra. La primera, de estilo neo-plateresco, fue  construida para albergar la inmensa colección que el polígrafo santanderino Menéndez Pelayo donó a su ciudad.  El museo, que está junto a la biblioteca pero es un edificio independiente, es un edificio de 1924 en donde hay una colección, no muy grande, en la que se mezclan el arte más moderno con el clásico como son algunos trabajos de Goya.

BIBLIOTECA MENENDEZ PELAYO. SANTANDER - ESPAÑA.
BIBLIOTECA MENENDEZ PELAYO. SANTANDER - ESPAÑA.
BIBLIOTECA MENENDEZ PELAYO. SANTANDER - ESPAÑA.
MUSEO DE BELLAS ARTES. SANTANDER - ESPAÑA.
Hay trabajos y exposiciones interesantes pero no son tan famosas ni llamativas como las que se pueden encontrar en Barcelona o Madrid. Es otra cosa que se puede echar en falta: una oferta cultural más amplia. No es que no lo haya, la hay y una muy llamativa, pero no se puede comparar a los grandes eventos culturales de otras ciudades españolas. Al fin y al cabo, y hasta donde sé, casi nadie viene a Santander a seguir los pasos y ver la obra de un artista famoso o trascendental, o quizás visitar un museo reconocido. No. Creo que las motivaciones para visitar Santander van por otro lado. Sin embargo, hay que decir que durante el verano sí hay una intensa oferta cultural en la cual destaca el prestigioso FESTIVAL INTERNACIONAL DE SANTANDER, un evento musical que, me consta, si vienen a ver gente de otras latitudes. Olvidaba decir que la entrada tanto al museo como a la biblioteca es gratuita.

De regreso al Ayuntamiento hay que ir, a través de la avenida CALVO SOTELO, hacia los JARDINES DE PEREDA; pero antes de llegar allí nos detenemos en LA PLAZA DE ATARAZANAS desde donde se puede ver las austeras fachadas de la vasta CATEDRAL DE SANTA MARIA DE LA ASUNCION y el de LA IGLESIA DE CRISTO.

CATEDRAL. SANTANDER - ESPAÑA.
CATEDRAL. SANTANDER - ESPAÑA.
La entrada que se ve desde la plaza es en realidad la puerta principal de la Iglesia de Cristo el cual es una cripta del siglo XIII construida sobre ruinas romanas. Se dice que en esta pequeña iglesia se encuentran, a modo de reliquias, las cabezas de los SANTOS MARTIRES: Emeterio y Celedonio. Cuenta la historia que estos santos fueron martirizados y sus cabezas arrojadas al río Ebro por donde milagrosamente llegaron hasta Santander motivo por el cual en el escudo de la ciudad se pueden ver dos testas. De hecho el nombre de la ciudad podría derivar de la palabra SANCTI-EMETHERII que devino en SANTE ENDERE y así sucesivamente.

Las tres naves de esta iglesia apenas si alcanzan los 4 metros de altura y la oscuridad que allí reina hace que el sitio inspire una sensación de encierro, de retiro, de recogimiento que contrasta completamente con la gótica grandeza y luminosidad de la Catedral que se ubica en la parte superior. Cuando los apuros cotidianos me traen al centro de la ciudad aprovecho en visitar el claustro gótico de la catedral no tanto por motivos religiosos (que no los tengo) como por el hecho de que el claustro es un buen refugio para leer o descansar.

CATEDRAL. SANTANDER - ESPAÑA.
CATEDRAL. SANTANDER - ESPAÑA.
CATEDRAL. SANTANDER - ESPAÑA.
Estimado(a) lector(a), siguiendo las indicaciones de varias páginas en las que recomiendan no escribir entradas muy largas en el blog, para no atosigar ni aburrir a los (improbables) lectores, detengo el callejeo en este sitio prometiendo volver pronto con más palabras e imágenes que espero capturen vuestra atención y les anime a visitar Santander. Hasta entonces.

Pablo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...