En Lunahuana : tierra de luz

sábado, 21 de abril de 2012


No nos detenemos y seguimos buscando conocer un “Perú Secreto” y a precio de mochilero. Ahora, apuntamos rumbo sur - este para visitar la cada vez más afamada RESERVA DE NOR YAUYOS COCHAS en las sierras del departamento de Lima, que debe ser, como dije en la INTRODUCCION a estas entradas que desde ahora publicaré sobre la reserva,  uno de los lugares más hermosos de la sierra peruana. 


Para llegar a esa zona andina hay que empezar la subida desde la costa por lo que dejamos la neblinosa Lima y tomamos un bus en la Terminal de la empresa SOYUZ (La Victoria) hacia CAÑETE (ver DATOS UTILES abajo). El vehículo continúa el viaje hasta ICA por lo que hay que estar atentos para bajar, no vaya a ser que continúes sin darte cuenta. Desde la terminal de Cañete cruzamos la avenida ya que al frente estaba el paradero de combis hacia IMPERIAL. Ahí tomamos la combi “línea B”. Hay que pedir bajar en el paradero de combis que van hacia LUNAHUANA, desde allí el carro sale una vez lleno, el pasaje cuesta 4 soles (5 domingos y feriados). 


Lunahuaná, tierra de luz


Es este un pueblo famoso por ser el favorito de muchos limeños que vienen aquí en masa escapando del frío y el gris capitalino. La temporada alta es durante los meses de verano (en el hemisferio sur desde diciembre hasta abril más o menos) que es cuando el río aumenta su caudal y se pueden practicar deportes como el canotaje, y también visitar sus bodegas (son célebres sus piscos y vinos) y ruinas como las de Incahuasi. En la red se encuentra abundante información sobre este pueblo por lo que creo que hay poco que añadir. El pueblo no tiene mucho que ofrecer en temporada baja (invierno del hemisferio sur) y menos aún en días particulares.


Lunahuaná. Lima - Perú.
En la entrada de LUNAHUANA encontramos hospedaje en una casa muy bien soleada y ubicada casi al borde de la carretera pero no por ello era bulliciosa. Como dije, la temporada baja ofrece muy poco en Lunahuaná y hasta hay también pocos restaurantes abiertos en esta época,  menos mal encontramos uno llamado LOS FAROLES DE LUNAHUANA donde se demoran un poco en servir pero el señor que nos atendió, aparentemente era el dueño, fue muy amable. En la noche pueden haber problemas para encontrar un restaurante abierto (recordar que es temporada baja, no creemos que sea así en temporada alta) por lo que decidimos ir a una pollería que también se ubica en la primera cuadra de la calle Grau.

YAUYOS era nuestro próximo destino aunque solo para tomar desde allí un transporte que nos llevase hasta HUANCAYA, pequeño y hermoso pueblo ubicado en el corazón de la Reserva, así que estuvimos todo el día preguntando por las horas en que los buses pasan por Lunahuaná rumbo a ese lugar pero la gente nos daba horas inciertas y otros no sabían por lo que decidimos que al día siguiente íbamos a esperar desde muy temprano en la carretera a ver si había suerte y encontrábamos algo que nos permitiera avanzar y adentrarnos más en el valle, arriba, hacia las sierras.

Lunahuaná. Lima - Perú.
Lunahuaná. Lima - Perú.


Al día siguiente estuvimos esperando un bus desde las 7 y 30 de la mañana pues nos habían dicho que posiblemente a esa hora podía pasar un bus que venía de Lima rumbo a Yauyos. Nos recomendaron preguntar por la señora Lola, que tiene un kiosco en la carretera, ella aparentemente sabe bien las horas que pasa el bus. Lamentablemente nosotros no la encontramos a esas horas de la mañana. La espera se alargaba más y más y no aparecía transporte alguno. Si uno no tiene paciencia para eso es mejor tomar uno de los buses que salen desde Imperial o Cañete (rumbo a Yauyos); para nosotros eso habría sido lo más fácil pero eso significaba desandar el camino hasta Cañete para volver a pasar por Lunahuaná en nuestra subida a Yauyos. Así que preferimos seguir esperando y mientras tanto matamos el tiempo caminando un poco por el paseo que el pueblo tiene y que avanza paralelo al río Cañete que abajo reptaba algo famélico pero lo suficientemente vivo para mantener fértiles todas las orillas. Lunahuaná tiene encanto y tranquilidad de pueblo aunque algo alterado por ser atravesada por la carretera. Se entiende que esta calma y este buen clima de los que goza casi todo el año la haya convertido en uno de los lugares preferidos por los limeños que hartos de neurosis y otras yerbas huyen hacia este pueblo buscando relax pero también adrenalina.

Lunahuaná. Lima - Perú.
Lunahuaná. Lima - Perú.
Seguíamos esperando y lo único que pasaban eran combis hacia PACARAN y ZUÑIGA, que no era ni la mitad de nuestro camino, hasta que luego de 2 horas de espera apareció una combi y preguntamos al conductor si subía más allá de Pacarán o Zuñiga; nos dijo que llegaba hasta CALACHOTA, que al menos es ya mucho más arriba. El pasaje nos costó 10 soles por persona. El chofer era un señor simpático pero que conducía demasiado rápido, por lo demás algo demasiado normal en el Perú, y al que una señora bautizó como EL REY DE LAS CURVAS. La carretera estaba en excelente estado aunque por momentos se estrechaba demasiado. Ya encaminados nos dedicamos a mirar el caluroso valle que iba cambiando de vegetación conforme ganábamos altura. Los andes estaban cada vez más cerca.


Continuará…


Pablo.

Subiendo desde Lunahuaná por el valle del Cañete. Lima - Perú.



DATOS UTILES


Transporte

LIMA – CAÑETE: Empresa Soyuz. Precio: 15 soles. Tiempo: 2 horas y 15 minutos


CAÑETE – IMPERIAL: Combi 2línea B”. Precio: 0,80 centimos


Hospedaje

 
“HOSTAL LUNAHUANA”. 10 soles por persona en habitación de 2 camas. Se ubica en la entrada del pueblo. es bastante básico, con baños compartidos y algo limpios.


Restaurante


LOS FAROLES DE LUNAHUANA: Primera cuadra de la calle Grau. 5 soles el menú.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...