Salisbury y su magnífica catedral

miércoles, 13 de julio de 2011


Decidimos continuar nuestro paseo en las afueras de Londres y en unos pocos kilómetros dejamos un centro ceremonial de la Edad de los Metales (ver entrada anterior sobre Stonehenge y Avebury) para pasar a otro perteneciente a la Edad Media: la catedral de Salisbury, considerada una de las más hermosas (sino la más) de Inglaterra.



Contábamos con muy poco tiempo para esta visita así que nos centramos en conocer el recinto religioso aunque algo de tiempo tuvimos para callejear  por Salisbury y darnos cuenta de que estábamos en un bello y tranquilo pueblo que es arrullado mansamente por el sonido de las aguas del río Avon, con cuidados jardines y avenidas adornadas con flores, callecitas empedradas y edificios con elegantes detalles arquitectónicos.

Salisbury

Salisbury

Salisbury

Salisbury
Salisbury
Salisbury

Llegar a la Catedral es fácil, solo hay que orientarse por los 123 metros de altura de su torre lo que la hace la mas alta de toda Inglaterra; y cuyo peso, 6500 toneladas, ha hecho peligrar la estabilidad del conjunto habiendo sido necesarias obras para contrapesar el desbalance. Es más, la aguja de la torre se ha inclinado 75 cm debido a eso. Actualmente (2009) una lateral de la Catedral, la pared norte, está siendo restaurada.


Construido entre 1220 y 1258, este edificio es una de las mejores muestras del estilo Gótico Ingles. Hoy se encuentra en un despejado llano pero antiguamente se ubicaba en lo alto de una colina (donde aún se ven las ruinas de la antigua catedral), lugar idóneo para su defensa. Es peculiar el contraste entre su fastuosa fachada y su austero, pero no por ello menos bello, interior. Llegados a la entrada principal (en la pared Oeste) nos encontramos con tres alternativas: La primera era la tienda y restaurante, que además dispone de baños, y cuya mas interesante peculiaridad era su techo totalmente acristalado, al estilo del londinense Museo Británico, lo cual permitía tener una nítida visión de la torre.


Catedral de Salisbury
Catedral de Salisbury
Catedral de Salisbury
Torre de la Catedral vista desde la tienda

A la mano derecha estaba el CLAUSTRO medieval que es a su vez el más grande de toda Gran Bretaña. Las vistas desde allí son espectaculares. Y por fin, a mano izquierda, un pequeño pasaje que lleva hacia cuerpo principal de la catedral. Aquí hay que advertir que existe una taquilla en la que se anuncia un precio de 5 libras, pero no es realmente el coste de acceso, sino una cantidad fijada como adecuada para los que deseen dejar propina.

Ya en la extensa nave (de 70 metros de largo) comenzamos viendo una maqueta del edificio (aquí es el punto de encuentro para el tour hacia la Torre, más información en la página de la catedral) para continuar hasta un curioso reloj sin rostro, el más antiguo funcionando del mundo desde 1386: un amasijo de hierros que marca sin error las horas. Luego de pasar bajo unas banderas que llamaron nuestra atención seguimos hasta la fuente que es de reciente añadidura.  A lo largo del recinto hay muchas tumbas de las cuales una curiosamente estaba adornada con esculturas de un caballito y otra con la de un pequeño perro. 

Interior de la Catedral de Salisbury



Estar bajo el TRANSEPTO (el punto central de la nave) es algo digno de recordarse. Ver la altura de la torre y la majestuosidad del cuerpo de esta Catedral anglicana es inexplicable. Si los hombres de Stonehenge (que habíamos visitado solo minutos antes) se las habían ingeniado para mover piedras y construir un sitio maravilloso había que pensar también en el reto que significó para los hombres del medioevo disponer también de la piedra y edificar algo tan impresionante aun careciendo de maquinaria y pese a vivir en la pobreza absoluta: según el escritor Ken Follet, autor de LOS PILARES DE LA TIERRA, hasta "el principe más rico vivía peor que... un recluso en una cárcel moderna". Seguimos el paseo y llegamos hasta el CORO cuyos 106 asientos son originales y datan de 1236; precisamente en ese momento el Coro Oficial de la Catedral entonaba unos cantos cuya melodía le daba al sitio una atmosfera espiritual y etérea.

Coro de la catedral de Salisbury
Luego llegamos a la parte trasera (parte Oeste en realidad) donde está el TRINITY CHAPEL para ver el PRISONERS OF CONSCIENCE WINDOW,  una vidriera diseñada en 1980 para recordar a todos los PRISIONEROS DE CONCIENCIA de todo el mundo; es decir a todos aquellos encarcelados por su raza, orientación sexual, credo o pensamiento. De hecho, en una de las esquinas de la Capilla, siempre arde una vela de Amnistía Internacional. 



Acabada de visitar la Nave nos dirigimos hacia la CHAPTER HOUSE, construida en 1260, un pequeño pero bonito edificio lleno de frisos esculpidos donde se representan escenas del Antiguo Testamento. Este lugar es importante porque aquí se conserva el ejemplar mejor conservado de la Carta Magna (1215) inglesa, el cual está escrito y abreviado en Latín medieval. Este es el único lugar donde no se permiten fotos.

Claustro de la Catedral de Salisbury
Claustro de la catedral de Salisbury
Acababa ya nuestra primera excursión fuera de Londres, era hora de volver no sin sentir  una especie de vértigo pues nos parecía haber entrado en una máquina del tiempo que nos llevó desde la Edad De Piedra hasta la Edad Media para terminar en casa, es decir, en la Edad Moderna (o Postmoderna si se quiere) en la babilónica y siempre querida ciudad de Londres.

Pablo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno! los felicito y sigan viajando y contándonos sus experiencias

Pablo Solórzano dijo...

Hola, muchas gracias por tus felicitciones y esperamos verte por aqui por la brujula de nuevo

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...