Caminando hacia Huchuy Qosqo... El pequeño Cusco

sábado, 16 de julio de 2011


“No pido riquezas, ni esperanzas, ni amor ni un amigo que me comprenda; todo lo que pido es el cielo sobre mí y el camino a mis pies”,  leer esta frase de Robert L. Stevenson me abrió una especie de apetito vital por lo que decidí salir a buscar ese grial llamado libertad. Contaba con 12 días que pensaba aprovechar al máximo y sobre los cuales escribiré desde esta entrada y a los cuales en su conjunto denominaré: 12 DIAS DE AVENTURAS EN EL SUR PERUANO. Así que una mañana nublada de noviembre llegué por enésima vez a ese fascinante universo llamado Cuzco. Dejé la mochila en el hostel y me preparé para salir. El plan era llegar a las fabulosas ruinas de HUCHUY QOSQO. 

Pero antes pasé por el Mercado de San Pedro, donde siempre es más barato comer, y luego de tomarme un jugo y unos panes y comprar algunas provisiones para la caminata me sentí tan bien que pensaba que podía subir al Himalaya como quien sube al techo de la casa a tender la ropa. 

Llegar a Huchuy Qosqo no es fácil ya que demanda vigor y tiempo, pero bien vale la pena el esfuerzo. El camino más corto es el que sale desde el pueblo de Lamay, ubicado en el “Valle Sagrado”, entre Pisac y Urubamba. Aunque desde allí todo es un ascenso tan duro que más que caminar pareciera que escalas una montaña. También se puede tomar un taxi desde el pueblo de Calca, muy cerca de Lamay, y llegar hasta un anexo que está a 10 minutos de las ruinas (esto es un dato que me dieron en Lamay). Otra opción es el camino que yo anduve y que al ser más largo, y por ende algo extenuante, es menos frecuentado y te permite disfrutar de una mayor variedad de paisajes ya que te lleva desde los 3750 metros sobre el nivel del mar hasta los 4400 para terminar en los 3040, lo que significa cruzar las montañas que hay entre el pueblo de Chincheros y el “Valle Sagrado”.  Para eso hay que tomar desde Cuzco los buses que van hacia Urubamba (ojo, vía Chincheros) y pedir al “cobrador” del transporte que te deje bajar en el desvío a la comunidad de TAUCA (a unos minutos de Chincheros) adonde se llega luego de una hora de viaje. Usualmente hay allí algún taxi-colectivo. Contacté con LENIN, un muchachito que conduce el coche de su padre y que sueña con estudiar medicina. Por 12 soles me llevó hasta TAUCA pero en el camino paramos para ver de cerca la inmensa laguna PIURAY que según Lenín es la fuente de agua de la ciudad del Cuzco. En la orilla de enfrente brillaba la torre de la iglesia de UMASBAMBA, una de las más antiguas de la zona. Hicimos 15 minutos hasta Tauca y por 3 soles más me llevó hasta las afueras del pueblo, adonde el coche ya no avanzaba más por lo empinado de la subida. Era hora de empezar a caminar.
 
Laguna Piuray

Iniciando la caminata hacia HUCHUY QOSQO

Al inicio el sendero no tiene pendiente y se abre paso en una angosta quebrada. No hay curvas ni cruces de caminos por lo que es imposible perderse. Me acompañó por unos minutos un muy amable campesino llamado Rosalino. Me habló de sus cultivos de papas sin pesticidas y yo imaginé lo deliciosos que debían saber. Pasé a un grupo de turistas que iban con su guía hasta que el camino avisó su final en las faldas de unos cerros muy grandes. Era como haberse metido en un callejón sin salida. En los cerros que tenía a mi derecha pude ver a unos arrieros que iban subiendo hacia el primer “abra”, trasladaban a lomo de bestia las mochilas de los turistas que yo había pasado y entonces decidí seguirlos.  



Por fin alcancé el “abra” y encontré un par de apachetas. Dejé una piedra en una de ellas a modo de pedir protección para lo que faltara del camino. Inicié el descenso por el sendero que se abría a mi izquierda mientras veía abajo una laguna que según los arrieros se llama ESOCOCHA, aunque es posible que el nombre sea otro y que yo haya entendido mal el quechua; no tenía mapa alguno para confirmarlo la verdad es que soy un caminante bastante desordenado que, irresponsablemente, no lleva mapas y lo deja todo a la pura intuición. Cosa que no es muy recomendable. 15 minutos después llegué al segundo “abra” y ahí encontré un letrerito que señalaba el camino hacia las ruinas. Desde allí la vista era pura miel: una puna interminable, detrás varios picos perpetuamente vestidos de blanco y sobre éstos una densa maraña de nubes que no acababa nunca. 

Apacheta en el primer "abra" camino hacia Huchuy Qosqo






Ahora todo era una bajada sin tregua donde se ven algunas flechas pintadas en azul que te guían hacia las ruinas. Alcancé a los arrieros que preparaban  el almuerzo para el grupo de turistas y me dijeron que acamparían en HUCHUY QOSQO, algo que debe ser espectacular pero yo no tenía tiempo, debía hacer todo eso en menos de un día así que a continuar. Luego de pasar un bosquecillo de puyas aparecieron de la nada unas terrazas en buen estado que se desparramaban por una quebrada. Era mágico sentirme allí solo, con todo ese mundo para mí.   

Bajada hacia Huchuy Qosqo


Primeras ruinas en el camino

Andenería inca, minutos previos a la llegada a Huchuy Qosqo



Por fin llegué a un pequeño llano donde encontré un letrero con forma a flecha en la que decía: HUCHUY QOSQO. A mis pies se abrió una magnífica vista: en el fondo yacían, esparcidas sobre un manto de verdor, las ruinas que tanto estaba buscando y mucho más abajo las casas del pueblo de Lamay en medio del siempre hermoso valle de Urubamba. 
 
Bajé y al llegar encontré al guardián quien era un muchacho muy conversador y amable y quien me permitió pagar una entrada de estudiante. HUCHUY QOSQO (3,550 metros) es el más importante centro arqueológico en el valle de Urubamba, después de Ollantaytambo y Pisac, lo cual es mucho decir. Si bien no es tan impresionante ni está tan bien conservado como aquéllos tiene la virtud de estar un poco al margen del clásico circuito turístico lo que lo hace más especial: a la misma hora en que yo tenía todo ese espacio solo para mí Pisac y Ollantaytambo bullirían de gente. 

Primeras vistas de Huchuy Qosqo


Los edificios han sido construidos sobre bases de piedra pulida y los pisos más altos están hechos en adobe cosa que me hizo recordar a las construcciones del TEMPLO DE WIRACOCHA en Raqchi (yendo desde Cuzco a Puno y sobre el cual escribí) por lo que imaginé que pudieron haber sido construidos durante el reinado del mismo inca (en este caso Wiracocha) cosa que comprobé después. Entre las cosas que se pueden ver aquí hay una “kallanka” de por los menos 40 a 50 metros de largo. También un edificio notable con dos pisos inferiores de piedra y una superior de adobe; unas bien conservadas terrazas o andenes; una plaza muy amplia; una gran puerta por la que pasa el camino inca que viene desde Tambomachay, en las afueras del Cuzco; entre otras muchas cosas.  

Huchuy Qosqo

Huchuy Qosqo
Huchuy Qosqo


Huchuy Qosqo, que significa Pequeño Cuzco, tiene también otros nombres según Jorge A. Flores (véase Revista Bienvenida Año XIII - No 51): uno sería Qaqyaxaqixawana (palabra que me hace recordar la escritura del “Jaqaru” que vi en Tupe, único lugar donde se habla ese dialecto más antiguo que el quechua) y otro es Qaqyaqhawana que significa “desde donde se observan los rayos” y que me parece ideal debido a que al estar 800 metros más alto que el “Valle Sagrado de los Incas” es un lugar privilegiado para ver el dramático espectáculo de luces y sonidos a la hora que los truenos y rayos castigan al mundo. Otros dicen que probablemente el sitio fue conocido en tiempos incas como Caquia Jaquijahuana.

Camino inca que viene desde el Cusco


Huchuy Qosqo

Las crónicas hispanas refieren que Huchuy Qosqo fue obra y lugar preferido del inca Wiracocha, como dije el mismo que mandó a construir el templo de RAQCHI de ahí que tengan cierto parecido en el estilo arquitectónico. A esto la gran Maria Rostworoski añade en su fascinante “Historia del Tahuantinsuyo” que este soberano afianzó la conquista sobre los pueblos del valle de Urubamba y que eligió como su sucesor a su hijo Inca Urco quien, mareado por el poder y los vicios, demostró ser un total incapaz para gobernar. La realeza inca estaba muy ofuscada con esta elección y conspiró para imponer a otro hijo de Wiracocha, el príncipe Cusi Yupanqui. El malestar social y la tensión se acrecentaban cada día y para empeorar todo los Chancas llegaron hasta las puertas de la capital del imperio dispuestos a destruirla. Es el año de 1438, Wiracocha abandona la ciudad a su suerte y acompañado por su hijo Inca Urco se refugia en sus palacios del valle de Urubamba. Es ahí donde emerge la figura de Cusi Yupanqui quien asume la defensa del Cuzco, repele a los Chancas y se convierte en Inca con el nombre de Pachacuti Yupanqui Cápac Intichuri, que quiere decir: “hijo del Sol que transforma la tierra” y así se da inicio a la era de esplendor del estado inca. Durante la conquista hispana Gonzalo Pizarro encontró aquí en Huchuy Qosqo la momia que, supuestamente, pertenecía al inca Wiracocha y ordenó quemarla. Los descendientes del soberano guardaron las cenizas en una tinaja que muchos años después descubriría el cronista Polo de Ondegardo.



Huchuy Qosqo


Luego de pasear por cada rincón de este maravilloso lugar inicié el descenso hacia Lamay. Mientras bajaba podía ver al otro lado del valle inmensas montañas en cuya superficie se proyectaban las oscuras sombras de nubes viajeras cual si fueran gigantescas sombras chinescas y más abajo el verdor inigualable de los fértiles campos regados por el Urubamba. Por fin después de dar vueltas y vueltas por este camino llegué a un pequeño poblado donde había unas casas cándidamente adornadas con siluetas de cóndores, Incas y pumas y al rato crucé el puente sobre el río.

Iniciando el descenso desde Huchuy Qoso hacia Lamay
Nos vamos acercando al valle de Urubamba


Me había tomado una hora y media llegar desde Huchuy Qosqo hasta Lamay, a cuya entrada hay un bonito bosque. En la sencilla plaza del pueblo hay también una iglesia con una notable y muy antigua entrada clásica. Salí a la carretera y tomé un bus hacia Cuzco (vía Pisac) y escuchando "La Lambada" por la radio del conductor me quedé dormido.  Ya en la ciudad, luego de un baño y una cena reparadora me fui a dormir. Al día siguiente viajaba a Puno para continuar la aventura en el lago más alto del mundo... hasta entonces viajeros.

Pablo




DATOS UTILES

  • Un taxi -  aeropuerto centro de la ciudad: 7 soles
  • Torcasa Hostal. Calle Marquez 238 (es peatonal), 224953, 232265 - angelaechegarayn@hotmail.com Habitación con camarotes compartida 25 soles, incluyendo desayuno, agua caliente todo el día. Buena atención y muy íntima. Si eres un adicto al café, como lo soy yo, te vendrá bien porque en el primer piso hay una tienda que vende buen café y el sitio siempre tiene el olor del grano recién tostado.
  • Buses que van para Urubamba (ojo, vía Chincheros).  Avenida Grau 525 (cerca al puente), 3.50 soles el pasaje. Conserva tu boleto
  • Entrada a HUCHUY QOSQO: 22 soles; pero pagué  como a estudiante: 11 soles. Válido por 2 días y que te permite acampar en un espacio acondicionado cerca de las ruinas. 
  • Bus Lamay hacia Cuzco (vía Pisac), 2.80 soles
  • (Estos precios son del 2008)

18 comentarios:

Anónimo dijo...

buenas una consulta cuanto tiempo de viaje a pie te demoro? osea de tauca a huchuy qosqo cuanto tiempo es gracias por tu respuesta

Pablo Solórzano dijo...

Hola, buena pregunta, es un detalle que olvidé escribir. Ahora no te puedo decir con exactitud pero estoy casi seguro que desde Tauca hasta Huchuy QOsqo hice casi 3 horas de camino. Y desde allí hasta Lamay una hora y media más. Espero haber sido de ayuda. Un abrazo y gracias.

Anónimo dijo...

buena informacion de primera mano!!! gracias por la publicacion, esto hace que muchas mas personas se vean interesados por lo nuestro, difunde este destino turistico que no es muy conocido por muchos y ayuda a concientizar a la gente de nuestro legado.

Anónimo dijo...

me parece un portal muy interesante casi muy detallado en realidad el tiempo de viaje depende a la condicion fisica que tienes yo creo que tu corriste el tiempo normal es de 5 horas hasta uchuy qosqo y una hora hacia lamay .

Pablo Solórzano dijo...

Hola muchas gracias una vez más por sus visitas y comentarios. Me alegra que lo que escribo ayude a otros viajeros. La verdad que Huchuy merece ser más conocido, es un lugar increíble. Buen dato eso de las 5 horas, la verdad no lo sabía, sería que corrí o que el jugo que me tomé en mercado de san pedrito me dio alas!! un abrazo y mil gracias!

Anónimo dijo...

¡buenas tardes
voy a Perú en julio de 2014 y estoy muy interesado en conocer los sitios históricos como no tradicional Huchuy Qosqo, Mauka Llaqta, Molloqhawa y el puente Q'eswachaca.

no tienen acceso a estos sitios con el coche?

estar con la mujer y 12 años de edad
qué mejor manera de visitarlos?
agradecido

jose roberto rodrigues
Recife- Brasil
jrmrf@elogica.com.br

Axl dijo...

Buen dato man, ya ubique el lugar en Google maps, es un punto de visita seguro cuando regrese por Cuzco. Por cierto el taxi del aeropuerto al centro normalmente esta de 4 a 5 soles al menos si lo tomas desde la avenida Velasco Astete, el año pasado que estuve por allá me cobraron así, en fin en todos lados hay que estar al tanto de los precios, sino pagas en exceso. Saludos.

Pablo Solórzano dijo...

Hola viajero! qué bueno que lo hayas ubicado! Yo la verdad es que desde que leo tu blog me he decidido a usar esa herramienta y poner las imagenes que allí se consiguen en los futuros escritos! así que me vas a disculpar lo copión! jeje... Gracias por el dato del taxi. Ah, te recomiendo ir a Huchuy, la caminata es increíble. Y el sitio poco visitado, es una pequeña joya secreta, apenas va gente y las vistas desde allí .. una maravilla! un abrazo gracias como siempre por tu visita Axl!!

Anónimo dijo...

Hola Pablo, gracias por el hermoso relato. Me encanta porque incluyes datos históricos....y no sabes me anima a hacer esta bonita travesía. Como tu, creo que es importante que difundamos estos lugares poco conocidos en Cusco. Gracias por todos los daticos. Saludos!! Lena

Pablo Solórzano dijo...

Hola Lena, gracias a ti por tu visita a este blog. Ojala te animes a caminar por estos sitios y conocer el maravilloso Huchuy Qosqo. Esperamos verte por aquí de nuevo. Saludos!

Anónimo dijo...

Hola, muchas gracias por compartir tu caminata con tantos detalles. Voy a hacer esta caminata en las proximas semanas :) saludos

Omar Saravia Farfán dijo...

Hola Pablo excelente narración la tuya, me ayudó bastante a tomar mi decisión de hacer está ruta. Estaré yendo este sábado con mi esposa y mis dos hijos de 11 y 14 años para que conozcan más nuestro pasado.
Gracias Pablo

Omar Saravia Farfán dijo...

Hola Pablo excelente narración la tuya, me ayudó bastante a tomar mi decisión de hacer está ruta. Estaré yendo este sábado con mi esposa y mis dos hijos de 11 y 14 años para que conozcan más nuestro pasado.
Gracias Pablo

Omar Saravia Farfán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Solórzano dijo...

Omar, qué alegría me da que este escrito te haya gustado pero sobre todo haya servido de inspiración para ir a un sitio tan bonito. Gran idea la tuya de llevar a tus peques a conocer nuestra riqueza patrimonial y despertar en ellos el amor por los viajes y la aventura. Te mando un abrazo, gracias por la visita!

Anónimo dijo...

Hola Pablo, caminé esta ruta un par de veces. la última vez con un grupo lindo, siempre tu relato no deja de ser motivante. te cuento que tengo uan página en el face de caminatas que se llama Le Canto a los caminos. Espero podamos compartir algunas otras rutas en Cusco. Un abrazo! Lena

Pablo Solórzano dijo...

Hola Lena, mil gracias por tu visita! Pues tendré que buscar al grupo en facebook y participar. El nombre me parece una maravilla. Gracias por todo y un abrazo!

Anónimo dijo...

Gracias por los piropos al nombre de la página, es el sentir en estos paisajes tan hermosos. Seguiré leyendote. Está ruta la conocí porque te leí, que maravilla, no?? A seguir amando los caminos. Espero tu visita en el face. Un abrazote! Lena

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...