Escrituras nómades: Viajando por el Perú de Guillermo Reaño

viernes, 15 de enero de 2016

Conocí a Wili Reaño antes de conocerlo. Así es, cuando era un estudiante de turismo (hace varios años) compraba, cual fan enamorado, todos los números (incluso los pasados) de la revista “VIAJEROS” que él editaba y, ¡gracias a todos los dioses!, todavía edita (y, lo ruego, seguirá editando). Una vez le escribí un correo electrónico y me invitó a colaborar en ella: para mí –creo que ya lo dije antes- era como si Messi me invitara a “reforzar” su equipo.

Hasta que la última vez que estuve en Perú por fin pudimos dejar atrás la virtualidad y nos conocimos personalmente. Un placer charlar con alguien que tiene las ideas claras y que es un verdadero amante del Perú. En esa cita el gran Wili me regaló un libro que había escrito varios años antes y que se llama “Viajando por el Perú”, el cual me traje a Alemania y he leído con verdadero placer sentado en los bancos de los parques de Múnich. Entonces me di cuenta que este hombre es algo así como una especie de Proteo en el sentido en que se definió al francés André Gide: alguien cuya producción (vital o intelectual) no se acaba nunca: ya es divulgador de lo mejor de nuestra historia, ya es viajero y periodista, ya es activista que protege la riqueza natural del Perú, ya está editando una revista, haciendo reportajes, animando un programa de entrevistas, asesorando, enseñando… ¡demasiadas vidas para un solo hombre!

“Viajando por el Perú” es la unión de varios textos publicados por el autor entre 1997 y 1999 en el desaparecido diario “El Sol”. Como libro se publicó el 2002, y seguro fue en ese momento (cuando se publicó como libro, y mucho antes, como artículos sueltos) una bella rareza en nuestra producción cultural. ¿Por qué? Pues porque no abundaban (hasta donde yo recuerdo, aunque no tengo la memoria tan fresca pues hace 7 años que no vivo en el Perú) ni abundan este tipo de iniciativas: aquellas en donde se quiera divulgar la Historia peruana de una manera clara, sencilla y amena. Aunque esto no quiere decir que la sencillez sea simplicidad: la pluma del estilista que es Wili nos regala momentos de delicada belleza. No por algo el autor es un admirador de Porras y su máxima: la historia es un género literario.






Pero este libro no es sólo eso. También palpitan en sus líneas un deseo de conciliación al apostar por esa mistura de razas y culturas que los peruanos somos –y que a tantos les cuesta entender-; de alimentar nuestra estima al darnos a conocer (o recordarnos) que hemos tenido en nuestra cultura verdaderas lumbreras que han apostado por la inteligencia y la razón en un país que a veces parece siempre deseoso de lanzarse al precipicio; y es que “no tratamos apropiadamente a nuestros intelectuales” (Reaño scripsit) y creemos que nuestro bienestar se mide por la cantidad de televisores plasma que se venden cada mes. En resumen, lo que quiere decir nuestro autor es que el Perú es el resultado del esfuerzo y la dedicación de gente excepcional, apasionada, intensa, pero también racional, pensante.

Personalmente he disfrutado hasta la emoción al conocer las vidas de gente como Titu Cusi Yupanqui, ¡qué personaje!; o al leer la épica alucinante que significó la Conquista; o la vida de los viajeros (peruanos o extranjeros) fascinados con nuestro país, el cual recorrieron con verdadero ímpetu: Tschudi, Gerstäcker, Tucker, Cáceres, Mesones Muro (quien en 1918 encabeza la primera expedición comercial del Pacífico al Atlántico), Aurelio Miro Quesada, Riva Agüero (de hecho este libro me ha hecho correr a empezar a leer ahora mismo el bello “Paisajes peruanos), Haya de la Torre, Belaúnde, etc. ¡Oh, hubo un tiempo en que los políticos viajaban a conocer el país que querían gobernar y regresaban a Lima llenos de amor por lo visto, no como ahora que los que pretenden hacerlo, apenas si se mueven de la capital, confiesan que no se han leído ningún libro o menosprecian a la gente de provincias por “panteístas”!




     Y es que el Perú lo hicieron los viajeros. Desde los grandes balseros prehispánicos que surcaban el Pacífico, hasta los científicos, expertos y políticos que viajaban por toda nuestra alucinante geografía nacional para ver las nuevas vetas de riqueza que podrían servir para que llegase por fin nuestro ansiado desarrollo, pasando por nuestros caminantes, militares e intelectuales: todos nos trajeron noticias de un gran Perú que estaba más allá de la muralla de arena que circunda Lima.

Pero como buen intelectual, Reaño no se solaza en la condescendencia: toma posesión, opina y se va a contracorriente de la opinión general. Trae nuestra atención a esa última etapa de la vida de Pizarro, por ejemplo, en que el conquistador deja la guerra para empezar a construir un nuevo país, aquel en el que naceríamos todos nosotros: sí queridos amigos, Pizarro es uno de nuestros padres aunque a muchos no les guste. El autor también nos trae una imagen desconocida (o que no se quiere conocer) de Piérola, a quien tantos tildan de “traidor”, con el que uno termina reconciliado; también nos ofrece una apreciación amplia de la obra de los “novecentistas”, otros vilipendiados por la “historia oficial”. Pero no es una defensa ciega la que hace, al contrario, enumera los muchos errores de todos estos personajes, pero también resalta (rescata, más bien) aquellas partes de sus obras y vidas que han quedado (quizás para conveniencia de muchos) en las sombras. Y es allí justamente la parte en que uno más cercano se siente a Wili: es un intelectual que piensa por sí mismo, que no deja que su conciencia reciba pasivamente las verdades que otros han impuesto, no, él hace lo que debería hacer como mínimo cualquier persona pensante (sea cual sea su postura política): estar atento, recabar información, y con ello formar su propia idea, y a partir de ello apostar por el “diálogo como respuesta civilizada a la discrepancia”. Es decir revalorizar el “ideario liberal” (no el del mercado) que apuesta por construir los puentes, no por destruirlos.  

Olvidé preguntar a Wili si el libro se puede conseguir en alguna librería. Pero si están interesados en comprarlo es muy fácil contactar con el autor a través de su página de Facebook. Yo lo recomiendo con pasión: no sólo porque el autor sea mi editor, sino también porque es uno de los libros bien escritos y que permite reconciliarte con lo tuyo, sentir emoción por nuestro país, recordarnos que somos herederos de una gran tradición y que deberíamos estar a la altura de la misma… por más que casi todos prefieran olvidarlo…


Pablo

4 comentarios:

Marco Antonio Garcia Jiraldo dijo...

No he tenido el honor de conocer al señor Reaño, pero después de lo que dices aquí me han entrado unas ganas de tener su libro. Veré si lo puedo conseguir.

PD: ¿Será este el inicio de La Brújula 3.0? ;)

Un abrazo

Fernando ! dijo...

De nuevo al ruedo. Ya se extrañaban tus crónicas Pablin. Esperemos que La Brujula 3.0 venga en edición recargada :D

Un abrazo

Zarzamora dijo...

Bienvenido otra vez tras tu ausencia. Espero que tus otras tareas hayan sido provechosas. Un abrazo.

Pablo Solórzano dijo...

Hola Chicos! Qué sorpresa! no imaginé que iba a tener comentario alguno y por aquí están ustedes... Gracias por eso... pues sí, he vuelto tímidamente a escribir.... aunque no tanto sobre viaes (porque no estoy viajando jejeje) sino sobre libros de viajes, pues la lectura de ese tipo de literatura es una forma de viajar... un abrazo para todos ustedes estoy muy agradecido!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...