En la Huacachina : arenas y adrenalina (Final de viaje)

jueves, 24 de julio de 2014




Faltaban pocos días para que el mundo se acabase así que queríamos aprovechar al máximo el tiempo que le quedaba. El día que llegamos a la HUACACHINA había mucho viento, algo inusual según nos dijeron: una especie de lluvia de arena se levantaba constantemente y caía taladrándote la piel, techos de latón de algunas casas se habían alzado, carteles en las calles habían sido barridos varios metros: “Todo esto debe ser por eso que han dicho los mayas de que se acaba el mundo”, nos dijo seria y algo asustada la recepcionista del hotel en el que nos hospedamos. 


Ésta iba a ser nuestra última parada en esta ruta que había cruzado parte del sur peruano. Los contrastes habían sido inmensos: desde los más de 4000 mil metros de altitud de PUNO, en donde empezó el viaje, habíamos descendido, lentamente, a los pocos metros sobre el nivel del mar en el que se encuentran las arenas que circundan la famosa laguna de la Huacachina. 

LA HUACACHINA. ICA - PERU.

Como bien lo recuerda el improbable lector de este blog, habíamos estado en NAZCA (ver ENTRADA ANTERIOR), conociendo parte de sus misteriosos encantos y sofocándonos de calor en sus calles; y como irnos directamente desde allí hasta Lima de un tirón nos daba algo de pereza (8 horas de viaje) pensamos en una parada que estuviera a mitad de camino y donde poder relajarnos antes de llegar a la capital peruana. ICA era la respuesta natural pero como se nos antojaba una ciudad demasiado bulliciosa y caótica pensamos huir de todo eso de lo que con seguridad íbamos a tener en generosas raciones en Lima, y entonces escogimos la Huacachina como refugio. 

LA HUACACHINA. ICA - PERU.
LA HUACACHINA. ICA - PERU.
Ya habíamos estado anteriormente aquí. No hay mochilero que al visitar el Perú no pase por este oasis, ni tampoco limeño interesado en viajar que no haya venido a este lugar siendo como es que no está muy lejos de Lima. Pero esta vez no veníamos tanto a relajarnos sino sobre todo a sentir un poco de adrenalina puesto que queríamos subirnos en unos de esos mostrencos llamados tubulares y que te pasean por el desierto a una velocidad de vértigo, y luego tirarnos por uno de los abismos de arena por el que el turista, bien aferrado a una tabla, se despeña tan contento que por momentos parece más embelesado que un niño con juguete nuevo. Al menos esto es lo que le pasó a este escriba. 


Sí, la Huacachina es un sitio muy visitado, en épocas de temporada alta (verano y también en feriados nacionales) debe estar repleto de gente, hay poco por conocer o hacer, más allá de tomarse una buena copa mirando el atardecer o simplemente estar tirado a la bartola en la piscina de tu hotel, pero “tiene su algo”, sobre todo porque es un lugar atípico en Perú lugar en el que hay mucho desierto pero pocos oasis, o al menos pocos (o ninguno) con la infraestructura con la que aquí se cuenta para recibir al visitante.

LA HUACACHINA. ICA - PERU.
LA HUACACHINA. ICA - PERU.

Es encantador ver este lugar desde lo alto: las mansas (aunque no sé si tanto pues se habla de algún que otro ahogado) y oscuras aguas de la laguna rodeada de un puñado de casas y hoteles, que a su vez están rodeadas de elevadas dunas de arena que al atardecer varían de su color algo pálido a un dorado cálido. 


En el mismo hotel en el que nos quedamos (ver DATOS ÚTILES abajo) contratamos el tour en el que se nos llevaría en un paseo con uno de los buggy que, como ya he dicho, surcan en constantes subidas y bajadas el desierto. Así que en la tarde, y con bastante impuntualidad, llegaron las bestias mecánicas haciendo retumbar sus motores: aviso de que empezaba la aventura.


OK. Arrancamos, pero apenas salidos del hotel empieza la primera parada: en fila los tubulares esperan porque todos los pasajeros deben pagar un “boleto de salida”, es decir de entrada a las dunas. ¿Por qué no incluyen este ticket en el pago que se hace por el tour? Y si les da pereza cobrarlo, ¿por qué no te avisan de que tendrás que pagar este ticket de “salida”, o sea de entrada? Y es que como uno sabe que en el tubular lo último que hará es estar estático no lleva la cartera o billetera por miedo a que se te caiga en medio del desierto. Y así lleves dinero, es posible que no tengas calderilla o sencillo (como decimos en Perú) por que el boleto cuesta 3.65 soles (el 2012), ¿no podía ser mejor 4 y así evitar rebuscar unas monedas pequeñas que apenas sí se encuentran? Grrrr… 

LA HUACACHINA. ICA - PERU.



El conductor de nuestro tubular, un chico bastante joven que decía tener mucha experiencia y haber llevado expediciones de días por el desierto durante el rally DAKAR que pasó por aquí, tuvo que prestarles a algunos pasajeros que no tenían la cantidad exacta o que sencillamente no habían llevado dinero.


Bien, ahora sí, que los tubulares trepen las montañas de arena que uno lo que quiere es un poco de emoción. Y si que lo tienes con esas zancadas en los que la máquina casi se queda en el aire, subidas lentas, bajadas violentas, gritos desaforados de gringas emocionadas, risotadas enloquecidas de gringos felices, en fin… ¡un vacilón! 


DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.

Llegamos a la parte alta de una duna. Bajamos todos y el chico que conduce nos da a cada uno una tabla para hacer el famoso “sandboard”; sinceramente creía que había que pagar extra por ello, pero no, estaba incluido en el tour. Unas explicaciones sencillas de cómo lanzarse, cómo coger la tabla, y la promesa constante de que no te pasará nada, hombre, que no te vas a dar de cara directamente con el fondo arenoso que espera allí abajo, que esto y que lo otro. Bueno, trago saliva, dejo que los gringos se tiren, así el producto nacional no se nos esquilma. Veo que no les pasa nada, que es cierto lo que dice el chico. Bueno, a volar joven.

DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.
DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.
DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.

La velocidad a la que bajas es increíble. Hombre bala en medio del desierto parece que nada ni nadie te va a detener pero suavemente vas frenando conforme llegas al fondo por lo que no te pasa nada… excepto que algún grumo de arena que se te puede formar en el paladar: la adrenalina que te hace gritar un poco, ya sabes. Si al principio tenía un poco de miedo la sensación fue tan buena que me dije… “vuelvo a subir y me lanzo otra vez”… así que allí estaba yo, luchando contra la arena para volver a la cima y tirarme… más enganchando que un chiquillo con este juego…

DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.
DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.
DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.

Hay una duna más alta todavía por la que también hay que lanzarse, la sensación es igual de buenísima, pero desde allí ya no volví a subir para tirarme de nuevo porque tendría que haber remontado demasiado. Esperé a que el tubular pasase a recogerme, y luego volvimos a la Huacachina.

DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.
DESIERTO ALREDEDOR DE LA HUACACHINA. ICA - PERU.

El sol, que afortunadamente no salió en toda la tarde, recién se animó a teñir el cielo durante los últimos minutos del día. Todo era atardecer, todo acababa, excepto el mundo, los Mayas fallaron otra vez. También acababa este viaje por el sur del Perú, el último que por ahora he hecho. Espero volver pronto y tomar la mochila para meterme, una vez más, por tus polvorientos, hermosos y trágicos caminos, Perú. Hasta entonces viajeros. 


Pablo


DATOS ÚTILES


DE NAZCA A ICA: Salimos a las 9: 30 de la mañana en un bus de la empresa SOYUZ: 10 soles el pasaje por persona, los precios pueden variar según el día. Tiempo de viaje 2 horas y 30 minutos.


Taxi Ica – Huacachina: 6 soles.


HOSPEDAJE EN LA HUCACHINA: Hospedaje Salvatierra 50 soles doble o matrimonial con baño, sin TV, ni toallas. El hotel está un poco venido a menos, seguro tuvo grandes épocas en el pasado,  es muy grande, tanto que no creo que alguna vez tenga todos sus habitaciones llenas, quizás en otros tiempos pero ahora en muchos de sus espacios viven familias como si fueran clientes eternos, igual el hotel es encantador y tiene piscina. 

TOUR Paseo en TUBULARES + SANDBOARD: 30 soles por persona. Recomiendo llevar una botella de agua porque nada de eso te incluye.

¿Comer en la Huacachina? Imaginarás que por ser turístico todos, o casi todos, los restaurantes que se ubican frente a la laguna son caros y tienen cartas en ingles. Nosotros fuimos unas calles detrás y encontramos el restaurante de una señora adonde iban a comer los lugareños, comimos bien y barato, he perdido el ticket con el nombre del lugar lamentablemente, escribo esto solo para hacerles saber que sí es posible encontrar lugares baratos para comer.


DE ICA A LIMA: empresa Cruz del sur, de lejos, una de las mejores de Perú. Buen servicio y muy seguro. El pasaje nos costó 36 soles, pero puedes conseguirlo incluso más baratos si tienes la suerte de encontrar los precios “insuperables”, es buena idea preguntar por ellos. Nosotros tomamos un bus que salía a las 14: 45. Tiempo de viaje: 04 horas 30 minutos.  

Precios del 2012.

3 comentarios:

Axl dijo...

A pesar de la distancia tan corta, siempre me he pasado directo hasta Nazca, aun me falta conocer Ica, espero que pronto llegue por allí. Por cierto en Ica existe otro oasis que es la laguna de Moron en el pueblo de Bernales, ubicado a 1 hora de Pisco, laguna que también me falta conocer jaja a pesar que por el trabajo en ese tiempo pasaba muy cerca de aquel lugar. Hay muchos destinos en el pais y poco tiempo para verlos lamentablemente.

Saludos

Pablo Solórzano dijo...

hola Axl, como siempre muchas gracias por la gentileza de caer por este rincón! Pues sí, yo también había pasado por Ica varias veces y nunca me animé a meterme en uno de los tubulares o a quedarme una noche en la Huacachina, aunque sí lo conocía... hasta que esta vez oímos a una española hablar maravillas del lugar y de que le hizo recordar Marruecos así que dijimos... vamos a cerrar esto con relax pero también aventura... así que allí nos fuimos... también oí de Morón pero por el tiempo, que siempre es es escaso cuando uno se mueve en un país tan enorme como el Perú, tuve que pasar de él... en todo caso espero volver en un tiempo para viajar tranquilamente porque me faltan rutas largas... por ejemplo desde Nazca hasta Puerto Maldonado, o también la ruta de Huancayo Huancavelica Ayacucho Apurimac Cuzco... en fin.. mil rutas porque afortundamente el Perú no se acaba nunca... un abrazo!

Axl dijo...

Es cierto Pablo, estamos en un país de riqueza cultural y turística muy grande, conozco algo de la ruta Huancayo, Huancavelica (mi padre es de allá y hace 3 años recién conocí esa ciudad), Lircay (muy famoso por sus fiestas), la ruta de los espejos de Castrovirreyna (sus truchas son riquisimas), Ayacucho, pero me falta Apurimac... es una deuda pendiente; pero igual es una ruta muy recomendada, solo de Huacavelica a Huancayo hay mucho para visitar, anímate viajero queda mucho por ver, la película recién empieza. Saludos

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...