En la selva peruana: entre la belleza y la barbarie

lunes, 22 de octubre de 2012


Nunca habíamos ido a la selva baja peruana, a ese espacio inmenso y mítico que a veces parece ser otro mundo, uno muy remoto; o quizás otro país, y que sin embargo es el espacio geográfico más grande del Perú. Como ya nos habíamos perdido por cerros y ruinas, por punas y puertos costeros, pensamos que era hora de cruzar los Andes y ver qué hay detrás de toda esa inmensa cadena montañosa; ver directamente ese inmenso secreto pintado de verde que es la Amazonía peruana. Lo que nunca imaginamos es que íbamos a vivir unas aventuras que jamás hubiésemos esperado: desde ver los más bellos atardeceres que haya visto jamás hasta caminar varios días por carreteras tomadas por huelguistas armados con palos y cuchillos que nos miraban con cierto recelo. 

HACIA PUCALLPA

Decidimos empezar este viaje en la ciudad de PUCALLPA, capital del amazónico departamento de UCAYALI. En realidad la idea era iniciar la ruta en la ciudad de TINGO MARIA, en el departamento de HUANUCO, y que bien podría ser considerada la puerta de entrada a la Amazonía central, pero como el pasaje en bus hacia ambas ciudades nos costaba lo mismo  decidimos irnos directamente al destino más lejano, es decir a Pucallpa (para ver los precios leer abajo en DATOS UTILES). El bus, como es mala costumbre en el Perú, iba hecho un bólido.  Lo interesante de ir en este medio de transporte es que el viajero podrá ver desde su ventana todos los cambios geográficos increíbles que se dan en un lugar como el Perú: desde el desierto costero se asciende hacia los fríos Andes para luego bajar apresuradamente al calor selvático. Aunque para ver todo ese espectáculo las posaderas tendrán que aguantar dignamente las 18 horas de viaje que hay entre Lima y Pucallpa. Eso, claro, si se viaja en “servicio especial” porque en un servicio normal seguro que el viaje puede llevar más de 20 horas. La mayoría de gente que conozco ha ido hacia Pucallpa en avión, pues en poco más de una hora de viaje se puede conectar ambas ciudades, además te ahorras algún susto en la carretera como los ominosos comentarios que dicen que cuando el bus pasa por Tingo María está entrando en zona “cocalera” y los asaltos están dentro de lo normal. Nosotros no tuvimos problemas aunque, cosa curiosa, a medio camino subió, con el permiso del conductor, un tipo que decía ser policía o algo así y se ofreció como seguridad del bus. Quizás una buena opción es viajar de día a Tingo María, quedarse allí conociendo ese bonito sitio y luego, ya de día, salir para Pucallpa.

PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
Justamente allí llegamos a las 7.30 de la mañana. Nos dejaron en la terminal de la compañía con la que habíamos viajado -está a unos 4 kilómetros del centro-. Hay allí muchos mototaxis que te acercan al centro por 2 soles, además de gente que te ofrecen hoteles e incluso billetes para viajar en barco hacia Iquitos. Nosotros no teníamos referencia ni habíamos buscado información previa sobre ningún hotel en la ciudad y nos pusimos a ver varios de los económicos que recomendaba nuestra guía (ver DATOS UTILES abajo).

PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
Después de un viaje tan largo decidimos tomarnos una pequeña siesta y luego, ya recargados de energía, fuimos a llenar nuestro estomago al restaurante del Hospedaje Komby que por 8 soles ofrecía un menú aceptable. Las mesas del comedor se ubicaban junto a la piscina. Habiendo comido nos dieron ganas de salir a andar por la ciudad. Lo poco que habíamos visto en el camino de la estación al hotel no nos había dado la sensación de estar ya “en la selva” pues hay más cemento que árboles; así que nos fuimos hacia el malecón en busca de esa emoción y allí, en cierta forma, la tuvimos: vimos el puerto bañado por las oscuras aguas del Ucayali y detrás las copas de los árboles que formaban una inmensa explanada verde. Eso ya era algo.

Paseamos por la plaza Miguel Grau, subimos a la torre del reloj y vimos un desfile civil con ocasión de la celebración de las fiestas patrias peruanas. El puerto de Pucallpa es un lugar peculiar, si uno quiere tomarle el pulso a la vida de esta ciudad tiene que ir allí -inevitablemente irás si planeas tomar un barco-. Los pucallpinos parecen más interesados en hablar de cara al río que sentados en las plazas o paseos de su ciudad que a casi todas horas parecen vacíos. A primera vista el puerto se muestra sin remilgos tal cual es: insalubre, caótico y, para empeorar las cosas, con la marea baja emerge desde el fondo del río la basura que es delicia de gallinazos, animales que son una oscura y perenne presencia en este ambiente. 

MALECON DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.

MALECON DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.

 


MALECON DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
MALECON DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
Pero poco a poco va emergiendo también otra cosa, el ingenio y el aparente gusto con que las gentes de este lugar parecen vivir: vendedoras ofreciendo comidas al cual más extrañas para un paladar “occidentalizado”; gente sacrificando animales; bares pequeños y de mala muerte donde resuenan estentóreas las sonrisas de los hombres y que  parecen competir con la música de los vendedores de discos piratas; cargadores de costales o cajas que van llenando los vientres siempre hambrientos de los barcos y con los cuales hay que tener cuidado porque si no te llevan por delante. De día, mientras nosotros paseamos, no vimos ni nos pasó nada extraño más allá de que nos miraran con curiosidad; aparentemente se puede visitar el puerto sin problemas, aunque en la noche la cosa debe cambiar mucho. Eso sí, hacía calor y se sudaba bastante pues como es sabido el clima de la selva es muy caluroso y húmedo, así que a protegerse. 

PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
PUERTO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
Para hacer algo en la tarde, teniendo en cuenta que en todo el Perú anochece pronto, a las 6 y 30 de la tarde aproximadamente, sea invierno o verano, nos fuimos al Zoológico de la ciudad, también conocido como “Parque Natural de Pucallpa”, que se encuentra a unos 6 kilómetros, saliendo de la ciudad por la carreta Basadre y al que llegas en un mototaxi que normalmente te cobra 2 soles y medio. La entrada al zoológico es 3 soles y está abierto de lunes a sábado de 8 a 5 y los domingos de 8 a 6, la boletería cierra una hora antes. El sitio está un poco descuidado pero vale la pena su visita a modo de ir haciéndose una idea de la selva pues allí se pueden ver animales como: monos, sajinos, otorongos, guacamayos etc., es decir, especies típicas de esta parte del Perú, aunque, obviamente, en cautiverio. Hay un pequeño museo regional con tres espacios en donde puedes ver ceramios, pieles, animales disecados además de algunos restos, y muchas paredes con vandálica decoración, fina cortesía de muchos escolares que dejan escrito sus nombres y las de sus compañeros de curso en donde se les ocurra.

ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
Regresando del zoológico nos fuimos a buscar un restaurante para cenar y como no teníamos mucho apetito entramos en el  café  “C´est si bon”,  Jirón Independencia 560, teléfono 61-590578. De lejos el mejor café de Pucallpa; recomendado en especial la crema volteada de chocolate. La Plaza de Armas o Plaza Principal, está rodeada de restaurantes, pero su centro estaba cercado por obras. Se recomienda una visita a la Catedral de la ciudad que aunque es de moderna factura ha sido hecha con buen gusto. 

CATEDRAL DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
ZOOLOGICO DE PUCALLPA. UCAYALI - PERU.
Destacan en su interior los trabajos hechos en madera por los artesanos del pueblo andino de Chacas (he publicado una entrada sobre esa zona). Tener en cuenta que la Catedral abre a partir de las siete de la noche.

Continuará

Pablo

DATOS UTILES

De LIMA a PUCALLPA nos fuimos en un bus de la compañía Turismo Central (Av. Luna Pizarro 442, Teléfono 3302676). Costo de pasaje 100 soles, el precio puede ser más barato pero eran las fiestas patrias peruanas (27 al 29 de julio, los pasajes pueden incluso subir desde una semana antes) y todo estaba por las nubes, así que no había otro remedio. El bus era grande pero los asientos se reclinaban solo hasta la mitad. El viaje, como ya hemos dicho, dura unas 18 horas si tomas un “servicio especial” que incluye almuerzo, en el bus, y cena, en un restaurante de carretera hasta el valor de 5 soles, si deseas algún plato más caro, pagas la diferencia. Recordar no tirar el ticket pues es el que te da derecho a pedir la cena.

Los hospedajes que vimos fueron varios, entre ellos estaban el hostal Barbtur (Raimondi 670, mediana calidad), Hostal Sun (relativamente bueno, aunque ubicado en un sitio muy bullicioso), y a su lado estaba el hostal Komby (Ucayali 360, hospedajekomby@hotmail.com, teléfono 061-592074. Habitaciones simples desde 40 soles y las matrimoniales a 50). Al final decidimos quedarnos en el Guest House (Ucayali 247 B, teléfono 061-576974, ver video aquí) donde se nos ofreció una habitación doble por 40 soles, el que nos dejaron en 35 soles por quedarnos varios días. La habitación estaba limpia y tenía muebles nuevos y ventilador eléctrico en el techo. También tienen habitaciones con aire acondicionado pero esas están a no menos de 60 soles. El hotel está bastante bien, limpio y muy ordenado; lo único malo es que es algo bulliciosa por horas, parece que la familia de una de las trabajadoras vive allí y la bulla familiar es inevitable. Es mejor pedir un cuarto del medio y no en la fachada ni en la que da hacia la escalera trasera.  La encargada, que justamente tenía una tienda en los bajos del hotel, puede darte bastante información sobre la zona, aunque curiosamente casi nada le parecía digno de resaltar  “pero no vale la pena” era una de sus frases más recurrentes. Por lo demás era bastante amable.

DATOS DEL AÑO 2010

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustó mucho este diario de viaje , Pablo !!! y las fotos ...extraordinarias !!! besos

( soy Graciela , de La Plata ) :)

El Caminante dijo...

Soy natural de Tarapoto, pero ahora estoy viviendo temporalmente en Pucallpa, y cuando vi este post me interesé mucho por lAs fotos; son lo que mis ojos han visto este último mes. SALUDOS, DESDE MEESCAPEDECASA.COM

Pablo Solórzano dijo...

Hola Gracielita, gracias por pasearte por la brújula, sí, las fotos creo que nos han quedado presentables, qué bueno que te hayan gustado. Un besote!! Caminante, qué bueno verte por aquí de nuevo, Pucallpa es un lugar increíble e ideal para un fotógrafo, hay imágenes alucinantes en ese sitio. Oye, qué bueno el título de tu página, al fin y al cabo todos hacemos algo de ello... escaparse de casa!, felicitaciones, ya soy un seguidor. ACabo de poner otra entrada sobre Pucallpa... esta vez sobre un paseo por la laguna o lago Yarinacocha, espero que les interese. Un abrazo !!

ROY VARGAS dijo...

EXCELENTE BLOG.. SALUDOS..

Pablo Solórzano dijo...

Hola Roy, mil gracias por tu comentario y tu visita al blog. Saludos también!

Ubilberto Blanco Edquén dijo...

excelente

Pablo Solórzano dijo...

Hola Udilberto, muchas gracias por su comentario y visita. Saludos!

Bruno dijo...

Muy bien aunque para mi gusto lo de Barbarie te lo podías haber ahorrado por algo mas constructivo .

Pablo Solórzano dijo...

Gracias por tu visita. No entiendo a que te refieres con lo de ahorrarse Barbarie para algo más constructivo, ¿? quizás quisiste decir por algo más constructivo?... en todo caso a mí me parece bien haber usado la palabra Barbarie... posiblemente no has leído más de todo lo que he escrito sobre mis andanzas por la selva peruana, si lo haces verás lo que tuve que vivir cuando estuve caminando por días en la zona de Pucallpa y alrededores para tratar de salir de una huelga cocalera en la que vi a matones con cuchillos y palos atacando a gente que no apoyaba su huelga, si eso no es de barbaros, no sé que lo es. Gracias por tu visita.

Anónimo dijo...

Interesante artículo, pero aún no encuentro nada impactante en él para poder visitar Pucallpa. Yo viaje a pocas zonas de la selva pero siempre encuentro que "el monte" como suelen llamar los pobladores a la selva profunda, es mucho más hermosa que la ciudad. Tu redacción es buena, sólo que se escribe "la gente", no "las gentes". Un saludo desde Cusco.

Pablo Solórzano dijo...

Hola, la verdad es que yo sí volvería a Pucallpa pero para adentrarme todavía más en la selva. Tengo otro artículo por allí que es de Contamana, es una belleza de lugar. Espero que al leerlo te animes a ir. Lamento no estar de acuerdo pero se puede escribir tranquilamente "las gentes", es una licencia que me tomé para jugar con el ritmo más coloquial que le quiero dar a ciertos escritos. Puedes consultar con FUNDEU el uso de gentes, si deseas. Ah, el pasado de viajar es VIAJÉ, no VIAJE. Un saludo desde Alemania, y gracias por tu aporte.

enrique lan dijo...

Estimados estoy planeando ir a trabajar a pucallpa por un año aprox... Y bueno o quiero llevar a la famlia conmigo mi esposa y 2 hijos de 7 y 5 años.. Si alguien puede decir como es el ritmo de vida, la swguridad, costo de vida y cosas como esa... Les agradezco

Pablo Solórzano dijo...

Estimado Enrique, muchas gracias por tu saludo. Lamentablemente yo estuve solo como turista así que mi opinión sobre la ciudad está muy condicionada. Espero que algún lector de este blog y que viva en esa ciudad nos pueda ayudar con sus comentarios. Igual muchas gracias por tu visita!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...