Maravillas secretas del sur de Cantabria

sábado, 6 de marzo de 2021

 

La parte sur de Cantabria, alejada del mar y metida entre montañas y bosques, también tiene mucho encanto y, es más, diría que es una Cantabria casi secreta ya que la mayoría de gente que visita esa Comunidad Autónoma suele quedarse, sobre todo, en los bellos pueblos costeros. Esta vez me atrajo la idea de explorar un poco más esa zona. 




Si bien ya en la entrada anterior había visitado por el sur una villa tan bonita como Bárcena Mayor (ver enlace aquí), esta vez la idea era ir un poco más allá y encontrar verdaderas joyas, y vaya que las encontré: desde un misterioso y solitario castillo medieval, el sitio en donde nace uno de los ríos más icónicos de España, una antigua ciudad romana, una iglesia románica llena de figuras eróticas (¡!) y otra casi sumergida en medio de un embalse. En fin, mucho por ver….


ARGÜESO: DE CASTILLOS Y TORRES


Para llegar a este lugar hay que tomar, desde Santander, la A67 hasta Reinosa, uno de los municipios más importantes de esta zona sur de Cantabria. El trayecto dura 1 hora. Y desde Reinosa a Argüeso son unos 15 minutos, más o menos. 


Y allí, en lo alto de una colina, como escenario de una de esas películas de guerra inspiradas en la historia medieval, en donde un ejército intenta locamente tomar un fuerte que es, a su vez, defendido por unos desesperados y valientes hombres, se ubica este gran castillo el cual fue justamente eso, una edificación militar gótica que controlaba el paso desde Castilla a la costa. Sus dos enormes torres fueron levantadas entre los siglos XIII y XIV y luego se unieron con el gran cuerpo central. ¡Ah, bendito Bécquer! Tú y tus leyendas románticas que leí enloquecido en la adolescencia y que me hablaban de fantasmas y amores trágicos en medio de campos yertos y castillos y ruinas con tal encanto que me hacían desear poder estar algún día en tu España  ¿cómo no sentir realidad hecha el viejo sueño al estar aquí?





Lamentablemente, cuando llegué, el edificio estaba cerrado, cosa que en verdad lamento pero entiendo que sí se puede visitar por dentro y que la experiencia bien vale la pena. Te pongo algunos datos útiles abajo.   



FONTIBRE: DONDE NACE EL GRAN EBRO


Desde Argüeso se necesitan menos de 10 minutos en carro para llegar a Fontibre. Hacía allí fui para continuar la exploración por el sur de la gran Cantabria. Y es que tenía ganas de conocer el  Nacimiento del Río Ebro, de allí que el pueblo se llame Fontibre que proviene del Latín Fontes Hiberis o Fuente del Ebro. Localizado en un espacio realmente espectacular y muy tranquilo, rodeado de un bosque de hayas y chopos, mana desde el subsuelo, tan pacífico y tan ligero, uno de los ríos más largos de España. Quién diría que lo que no es más que una corriente delicada se convierte después en un poderoso y caudaloso río conforme cruza España. 


Bárcena Mayor, bonito rincón de Cantabria

viernes, 19 de febrero de 2021

Barcena Mayor es uno de los primeros pueblos que conocí en Cantabria apenas llegué a vivir allí (por eso en la foto me ven mucho más joven y bello de lo que soy 😉). Y una de las cosas que más me impresionó fueron el silencio y la soledad de sus calles. Cosa que se hace más evidente si uno visita el lugar en invierno pues en verano entiendo que recibe turistas interesados en hacer caminatas en los alrededores. El hecho es que sentí de una manera tan intensa el silencio y la soledad que por momentos hasta me dio miedo. Pero no, el miedo es lo último que uno debe sentir en este sitio considerado uno de los “Pueblos más bonitos de España”. Quizás no es tan famoso como Comillas o Santillana pero definitivamente es mucho más apacible. Y es que, claro, se encuentra a la vera del río Argoza, sobre el antiguo trazado de la vía que comunicaba  el valle del Saja con Castilla, en el corazón del Parque Natural Saja Besaya (el más grande de Cantabria), ubérrima de robledos y hayedos bajo cuyas sombras habitan animales como el famoso urogallo y el oso.


Bárcena mayor. Cantabria. España


Bárcena, significaría recodo de pequeña extensión en una zona llana junto al río;  su origen se estima en el siglo IX, y su apogeo en el XVIII hasta entrar en crisis demográfica  en el siglo XX. Afortunadamente, ha empezado a recuperarse de la mano del turismo. No hay que confundir este pueblo con Bárcena de Pie de Concha, pueblo por donde pasa la gran calzada romana, lugar por donde tuve la suerte de caminar. Si quieres saber un poco más de esa experiencia te dejo el enlace aquí.  


Bárcena mayor. Cantabria. España

Bárcena mayor. Cantabria. España

Como en muchos antiguos pueblos de España, caminar por las calles de Bárcena es una gozada. La villa organiza su espacio teniendo como eje a dos calles principales: la Calleja por el norte y la Calle Larga por el sur, que avanza junto al río Argoza sobre el cual se ubica el viejo puente de piedra levantado en el siglo XVI

Puente Viesgo: aguas, cuevas y mucha paz

martes, 26 de enero de 2021

 

Me encantaba ir a este pueblo pasiego. Y es que en poco espacio (es pequeño si se lo compara con otros pueblos de Cantabria) podría resumir mucho de la historia de esta maravillosa zona de España: desde el paleolítico hasta la modernidad, pasando, claro, por el medieval. Además tenía una “vía verde” que me encantaba caminar pues unía Puente Viesgo con Alceda, otra villa del que tengo lindos recuerdos, y es que hay varias de estas vías en Cantabria que te permiten hacer algo de caminata en sitios espléndidos. Déjame primero mostrarte un poco de Puente Viesgo...

Puente Viesgo. Cantabria. España.

El pueblo y el ayuntamiento o casona de Fuentes Pila

Ha habido un gran esmero en adornar y proteger este lugar. Dan fe de ellos sus casas tan  bien cuidadas y ornamentadas con flores; para muestra un botón: el palacete clasicista que es ahora el ayuntamiento es un lindo edificio de piedra rodeado de bien cuidados jardines y de un gran cerco, y que fue construido en 1928. Su diseño me hacía recordar a las casas montañesas de Cantabria solo que en una versión más sofisticada. Toda llena de molduras, cornisas, torrecitas, balcones de hierro forjado y arcos. 


Puente Viesgo. Cantabria. España.

La iglesia de San Miguel

A pocos pasos del ayuntamiento se ubica este bello edificio del XVII de la cual solo se conservan la torre y una de las capillas interiores. El resto es restauración del siglo XX lo cual no le quita mérito pues la belleza de la iglesia se ha mantenido. La fachada presenta esa típica portada con arquivoltas tan propia del románico. Posee, además, planta rectangular, tres naves y un ábside. 


Puente Viesgo. Cantabria. España.

Puente Viesgo. Cantabria. España.

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

martes, 29 de diciembre de 2020

En algún momento de mi estadía en la maravillosa Potes me uní a un grupo de senderismo que invitaba a caminar desde ese pueblo hasta Piasca. Llevé un cuaderno de notas de la que, entre tanta mudanza e ir y venir, solo sobrevivió un papel donde hay unas cuantas palabras que buscando ahora en el mapa veo que son pueblos por donde seguramente pasamos: Porcieda, Monasterio… y lo demás es ininteligible. ¡Una pena para mí pues escribir sobre esos viajes tomando como referencias mis apuntes es una manera de volver a viajar! Y no solo de redescubrir sitios que ya conozco sino de descubrir historias, detalles, personajes de los que ni siquiera imaginaba cuando estuve por esas zonas. Igual me animo a compartir algunas fotos de esta caminata por las montañas de Potes.


Como podrán ver fue una época muy fría. Cayó mucha nieve y los caminos estaban resbaladizos, pero el paisaje era sublime. Creo que no veía nieve desde mi época en Londres por lo que fue de agradecer pese al frío. Más abajo pondré cierta información de la iglesia Santa María la Real de Piasca, joyita medieval del románico cántabro.





Potes, entre las motañas y la historia

domingo, 20 de diciembre de 2020

 

Atravesar los 20 kilómetros del desfiladero de la Hermida fue para mí toda una experiencia. Ya había andado bastante por Cantabria y pude ser testigo de su bella y agreste geografía en muchas zonas pero esta me sorprendió aún más. No solo por su encanto sino por la estrechez de este desfiladero en donde el viajero se va abriendo paso a través de esas inmensas paredes de roca mientras abajo el vacío es bañado por las aguas del Deva. Si por momentos me hizo recordar a las carreteras de los Andes en donde uno se pregunta… “¿pero por aquí se llega a algún lado?”

 

 

Bueno, para calmar un poco los nervios por qué no solazarse con una parada edificante y bella. Un desvío te lleva a la secreta y hermosa Iglesia de Santa María de Lebeña,  templo mozárabe del siglo X. Ahora sí, sigamos hasta Potes.

 

Iglesia de Santa María de Lebeña.

Iglesia de Santa María de Lebeña.
 

POTES


Como muchos otros lugares, mi primer acercamiento a Potes fue a través de un libro. En el segundo piso de la biblioteca de Camargo, en una estantería que se ubica al fondo, encontré (en facsímil) un libro del que jamás había escuchado: Los comentarios del Apocalipsis del Beato de Liébana, del siglo 8, circa. El texto tenía cierto interés para mí pero lo que más me llamó la atención fueron sus alucinantes dibujos que junto a los textos formaban uno de los manuscritos iluminados más maravillosos de Europa. Fui averiguando un poco más por este personaje, incluso recuerdo haber hecho un trabajo sobre él en mis clases de Historia en la universidad de Cantabria. Tal fue mi obsesión que me dije: “tengo que ir a ver la zona en la que este hombre vivió…” Y allí me fui. 

 

ArteSauces: Beatos, Beato de Liebana
Imagen de la web http://artesauces.blogspot.com/

 

 Potes es la capital de la comarca de Liébana (suroeste de Cantabria) y es una villa montañesa con un entorno paisajístico de ensueño que se repotencia porque allí confluyen los ríos Deva y Quiviesa. A esto hay que añadirle su gran patrimonio arquitectónico y sus tradiciones religiosas como son el Jubileo a Santo Toribio de Liébana. El Beato de Liébana no pudo haber escogido mejor lugar para refugiarse de las invasiones árabes: un lugar bello y tranquilo, ideal para que la mente llegue a los pensamientos más elevados. 

 

Potes. Cantabria. España    

  
Potes. Cantabria. España.

Potes. Cantabria. España.

Potes. Cantabria. España.

El centro histórico de Potes no es muy grande pero es encantador. Entre puentes, torres, casonas, iglesias, calles empedradas y demás, puedes, una vez más, meterte en una máquina del tiempo y trasladarte a la época medieval, si deseas. Hay que caminar cada rincón, hay que pasear al borde de su río, y hay que dejarse llevar por la emoción viajera de haber descubierto un lugar distinto, no por algo fue escogido como "Capital del Turismo Rural 2020" en España… Aquí algunos puntos interesantes…



1. Plaza del Capitán Palacios


Es un buen punto para iniciar la exploración en esta villa por ser el centro neurálgico y comercial de Potes. Está rodeada de soportales en los que se ubican tiendas de souvenirs además de bares y restaurantes. Hay en esta plaza una especie de glorieta en donde según me contaron se celebran algunas ocasiones especiales del pueblo. ¡Ah! En esta plaza se pueden encontrar el mercado tradicional (los lunes), en donde se consiguen productos típicos de la zona. 

  

Potes. Cantabria. España.


2. Iglesia de San Vicente


Edificio declarado Monumento Histórico Artístico, está conformado en verdad por dos templos, el primero construido en el siglo XIV y el nuevo a finales del siglo XIX. Es imponente y esa grandeza se enfatiza con las montañas que le hacen un fondo fantástico.  En su interior hay varios retablos notables y bellísimos lienzos como «El Cristo de Burgos» y “La conversión de San Pablo”.

 

Potes. Cantabria. España.
 

Caminando por la historia en Santillana del Mar

lunes, 17 de agosto de 2020

  Así como Comillas (ver entrada anterior), hay otro pueblo muy conocido y visitado (uno de los más), además de encantador, en Cantabria. Se llama Santillana del Mar y está ubicado a poco menos de 30 kilómetros de Santander. Debido a su excelente estado de conservación es un punto turístico clásico por lo que cada vez que alguien visita Cantabria es inevitable que no se le ofrezca ir a Santillana y luego a Comillas, al menos es lo que me gustaba proponer a mí cada vez que alguien me visitaba. Además, y por si fuera poco, el mismísimo Jean-Paul Sartre la consideró el pueblo más bonito de España, y eso que en ese país hay muchos y muy bonitos...


Empecemos con una curiosidad. A Santillana del Mar le dicen la Villa de las tres mentiras: debido a que dicen que no es santa, tampoco llana y menos aún tiene mar… aunque valgan verdades si bien este lugar no tiene mar el municipio sí… de hecho considero que su costa es muy bella, y ya lo verán.


 

Y ahora una pequeña dosis de historia que ya saben que en este blog somos fanáticos de esa rama del conocimiento. Este pequeño pueblo medieval nació, como muchos otros, alrededor de su monasterio llamado de Santa Juliana (de allí parece venir el nombre de Santillana), el cual luego fue sustituido, aproximadamente en el siglo XII, por la colegiata que ahora se puede visitar y que es uno de los edificios religiosos más relevantes del románico cantábrico. Y ahora sí a caminar… y aquí también te recomiendo que vayas con calzado cómodo ya que la gran mayoría de calles están empedradas.

 

El casco antiguo medieval


Como en muchos lugares, un buen punto para iniciar la exploración del lugar es desde su Plaza Mayor también llamada Plaza del Mercado. Particularmente me llamó siempre la atención su forma triangular, siendo como es que estoy acostumbrado a las plazas cuadradas.
 

 En la Plaza Mayor se ubican los principales edificios y monumentos que visitar en Santillana del Mar, tales y como la medieval Torre de Don Borja, hoy sede de la Fundación Santillana, por lo que fácil puedes allí toparte con alguna buena exposición; el Palacio de Velarde, otra joya medieval ubicado junto a la Colegiata; o la torre del Merino, la cual ha sido casa y una especie de fuerte militar y en el que hoy hay un museo local; y las Casas del Águila y la Parra. También hay que estar atentos a la casa de los Hombrones, llamada así por los dos enormes soldados que aparecen al lado al escudo de la fachada.


Palacio de Velarde. Santillana del Mar.


Casa del Aguila y de la Parra. Santillana del Mar.


 

 Y así como en Comillas encontré una conexión entre esa villa y mi ciudad natal, Lima, aquí también hallé algo relativamente similar y es que en Santillana se ubica la Casa de los Villa o la de los Barreda-Bracho, que es hoy es el Parador Nacional Gil Blas y la casa de los Tagle. Para todo limeño que se precie el apellido Tagle y Bracho no puede dejar de sonarle familiar puesto que los marqueses de Torre Tagle fueron una de las familias más tradicionales de Lima virreinal, y de hecho el primer marqués se llamó José Bernardo de Tagle Bracho y hasta donde se sabe era de origen cántabro.

El encanto de Comillas

lunes, 13 de julio de 2020

Antonio López y López, marqués de Comillas y hombre de muchos caudales, quiso que su pueblo natal no fuera una villa cualquiera sino una ennoblecida con los trabajos de los mejores arquitectos de su época. No escatimó esfuerzos y contrató a gente como Antonio Gaudí, Domènech i Montaner y Martorell i Monells (¡ni más ni menos!) para que adornaran su villa. Así que, si quieres ver maravillas modernistas en Cantabria, quizás este sea el mejor sitio para eso. Aunque hay mucho más por ver que solo joyas art Nouveau y aquí te contaré un poco más de ello
Cuando viví en Cantabria siempre me gustaba tener pretextos para ir a Comillas: cada vez que llegaba algún amigo o pariente le decía “tenemos que ir a Comillas” y allí íbamos. Y es que es un pueblo encantador (sin dudas uno de los más bonitos de Cantabria) cuyo casco antiguo está declarado Conjunto Histórico Artístico, con un patrimonio arquitectónico invaluable y unas vistas preciosas del mar Cantábrico; y lo mejor es que no es muy grande por lo que se puede caminar por todo el pueblo.


Otro motivo que me atraía de ese pueblo era el hecho de que allí había nacido  Juan Domingo González de la Reguera (n.1720 - m.1805) quien tenía mucha conexión con Lima, mi ciudad natal. Y es que siendo Arzobispo de la capital peruana (desde 1782) se fundieron en esa ciudad (1) unas campanas que se pusieron en las recién reconstruidas torres de la catedral, a la más importante de ellas se le puso “La Cantabria” (de 310 quintales de peso) (2), supongo que en honor a la tierra donde había nacido el arzobispo. Dicen que era muy famosa por sus sones. Además, hay que recordar que si bien González murió en 1805 y fue enterrado en la cripta de la catedral de Lima, sus restos fueron exhumados y removidos al Cementerio General de Lima en 1808, para así convencer a los limeños de entonces a seguir el ejemplo y empezar a enterrar a sus muertos en un cementerio civil y ya no en una iglesia (3). Por este hecho se le podría considerar como el primer enterrado en ese camposanto llamado hoy Cementerio Presbítero Maestro, aunque mucho después sus restos fueron devueltos a la Catedral y se puede ver su tumba en la cripta principal. 
Acabo con esto, ilustrado como era González quiso construir una universidad en Comillas, algo que no pudo concretar; aunque en 1801 ordena la construcción del Real Seminario Cántabro de Comillas o Seminario de Nobles (4), dato que le debo a Luis Sazatornil quien fuera mi profesor en la universidad de Cantabria. 
Ahora así, que empiece la aventura… Acompáñame…
1) Casco Viejo de Comillas
Un buen punto para iniciar la exploración es la Plaza de la Constitución, lo que vendría a ser la Plaza Mayor del pueblo donde podrán ver el Ayuntamiento antiguo del siglo XVIII y la notable iglesia de San Cristóbal. La plaza es encantadora pues está rodeada de casas con marcado cariz montañés. Las calles empedradas duplican el encanto ya que nos hace pensar en que vamos por caminos usados desde tiempos remotos. ¡Ah!, aquí un tip, llevar zapatos bien cómodos pues el empedrado golpea mucho la planta del pie y te puede hacer daño.





Justamente por uno de estas calles se llega a la cercana Plaza del Corro de San Pedro donde también se puede ver hermosos edificios del XVIII desde cuyos balcones cuelgan flores y enredaderas. Aquí se puede ver la Fuente de la Farola muy famosa porque tiene varios brazos: toda una obra de arte.



También desde la plaza se puede ir, en dirección contraria, hacia una plaza en la que se ubica la Fuente de los Tres caños diseñada por el gran Lluís Domènech i Montaner. En este rincón es donde se ubica el Ayuntamiento moderno de Comillas.
Además de todo ello, en este pueblo se pueden apreciar varias «Casas de Indianos» que es como llaman a esos palacetes muy de la zona norte de España y que fueron construidos por españoles que fueron a “hacer la América” y regresaron llenos de dinero a construirse en sus pueblos estos bellos edificios. Los podrás reconocer porque casi siempre tienen una palmera en el jardín, parece que ese era el símbolo de todo “indiano” exitoso.




2) Parque Güell y Martos
Este parque situado en la cima de una colina es quizás uno de los espacios más hermosos de Comillas por las impresionantes vistas que puedes desde allí tener de la gran costa cántabra. Y lo mejor es que está adornado con unas escaleras en espiral que te permite subir al monumento hecho en honor al marqués y que es obra del gran Domènech i Montaner. Si el nombre te suena a Barcelona estás muy bien dirigido: pasa que el Conde Güell se casó con la hija del marqués, y tiene también aquí, como en la ciudad condal, su parque.





No te pierdas desde este sitio la vista a la casa del Duque de Almodovar el cual tiene toda una pinta de casa gótica que la hace misteriosa y bella.No está abierto al público. Ah, y un poco más allá, el bello cementerio de Comillas donde justamente nos dirigimos.




3) Cementerio
Si has visto otras entradas que he escrito en este blog sabrás que soy un fanático de visitar cementerios así que el de Comillas no me lo podía perder. Este camposanto fue levantado sobre las ruinas de una iglesia medieval y fue diseñada por (sí, una vez más) el arquitecto catalán  Domenech i Montaner de allí que su fachada tenga tanto carácter modernista y es de tal belleza que fue  declarada Bien de Interés Cultural en 1983. Además, la verja es también una obra de arte.



Sobre esta gran entrada resalta la escultura en mármol del ángel exterminador o ángel guardián, creada por Josep Llimona en 1895. Se supone que iba a ser colocada en la Capilla-Panteón del Palacio de Sobrellano (adonde iremos luego), pero no calcularon bien sus dimensiones y al no poder entrar por la puerta de dicho edificio mandaron a volar al ángel para otro sitio… y se aposentó aquí. 
Dentro del cementerio podrás ver algunos mausoleos muy bonitos como el de la familia Piélago, proyectado por Domenech y realizado por Llimona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...